Loading...

13 August 2007

Fotografiaron Extraño Objeto en los cielos de Santa Cruz.


Sin duda que uno de los elementos más atractivos a la hora de investigar la temática Ovni lo constituyen las fotografías o cualquier otro material visual que sirva para su estudio.

Esta imagen fue obtenida la madrugada del jueves 26 de julio de este año a las cinco y media de la mañana, por don Raúl Cubillos de la localidad de Santa Cruz. Captó el objeto cuando este se desplazaba en forma muy lenta a la altura de los cerros de Apalta, en dirección a la costa.

Don Raúl se levanto a esa hora producto de los ruidos que sintió en la calle, de animales que hacían de las suyas. Al ver el objeto, no lo pensó dos veces y tomó la cámara, la puso en modo de fotografía nocturna, esperando que algo captara el lente y, es la imagen que logró capturar y que acompaña esta nota.

El objeto no hacía ruido, tenía una forma de óvalo alargado, no podemos precisar su altura. No era el planeta Venus o también denominado lucero de la mañana, por la simple razón de que era más grande y éste siempre mantiene su posición.

Todos estamos de acuerdo en que de noche puede ser cualquier cosa. Pero esa cualquier cosa, muy luminosa, no emitía ruidos. “Lo miré con binoculares, pero la luz era demasiado intensa, de color azulado, como el núcleo que se puede apreciar con la soldadura al arco”, dice don Raúl.

Santa Cruz, que en Mapudungún significa “Amparo”, es una localidad que se originó a partir de la cruz colocada en la intersección de los caminos de la costa, donde los peregrinos se detenían a orar o a reparar sus cabalgaduras. Es un lugar en donde el tiempo y la nostalgia parecen detenerse.




Elizabeth Ramírez, 2007.-
elizabethsramirez@gmail.com

EXPERIENCIA OVNI

Existen una cantidad de relatos sumamente asombrosos, muchos de ellos quizás nunca se conocerán y quedarán en el recuerdo de aquellos que fueron testigos ya sea por ese temor humano a ser criticado o simplemente por no tener con quién compartir tales relatos.

Desde que comenzamos el espacio ufológico en diversas radios de nuestra región, nuestro objetivo siempre estuvo orientado a la recuperación de esos archivos ovnis escondidos. Y es así como quisiera compartir con ustedes, una interesante carta que llegó a Radio Rancagua, emisora desde donde transmitimos los “Archivos Ovnis”, espacio que iba los días martes y jueves de 22:30 a 01:00 de la madrugada y que ustedes pueden sintonizar a través de http://www.radiorancagua.cl/

Esta carta esta fechada el 27 de diciembre de 2006 y dice lo siguiente:

Srta. Elizabeth
Ufóloga.

De mi consideración:

Yo he tenido la suerte de encontrar en el dial este programa que usted comenta y que es muy interesante.

El otro día comentó algo de un flash o luminosidad intensa repentina. Lo que voy a relatar es cierto y si quiere lo comenta o lo deja y es el siguiente suceso.

Mes de mayo de 1972, hacen 34 años. Yo era Carabinero de dotación del Retén Parrón, en el interior de la Hacienda de Cauquenes de propiedad de la Braden Coper Company (hoy CODELCO), no me acuerdo el día, pero sí el mes y el año.

Conforme a la pauta de servicios tuvimos que entrevistarnos con personal del Retén Los Boldos, en el sector de La Pimpinela (Requínoa), todo esto hacia el sector cordillerano – en ese tiempo no se contaban con motos todo terreno ni equipos de comunicaciones portátiles, apenas con teléfonos a magneto y manivela – entonces todos los patrullajes eran montados a caballos, estos destacamentos eran de categoría rurales.

Bueno, alrededor de las 20:00 horas, luego de habernos entrevistados con los otros policías, nosotros regresábamos a nuestro destacamento alejado a unos 9 kilómetros, arriba de los cerros solo existen senderos de arrieros y que nosotros conocíamos como la palma de las manos. La noche era muy negra debido a las nubes que anunciaban lluvia.

Mi cabo Ibáñez iba delante y yo atrás, cuando de repente nos vimos iluminados como si fuera de día, es luminosidad abarcaba un radio de unos cien metros a la redonda, irradiaba calor y los árboles en su follaje se mecían no hacía un lado sino que se movían como arremolinados, este flash duró unos 5 o 6 segundos. El Cabo me dijo: “Cuidado que viene el cuetazo, afirme el caballo, es decir, estar atento al espanto del caballo y sujetar las bridas y apretar las piernas”. No se sintió ningún trueno, ruido y nada. Quedamos perplejos y no atinamos a nada, quedamos enmudecidos. Seguimos caminando, cuando a unos 500 metros, otro flash, más delante de nosotros, pero, pudimos apreciar que era una máquina redonda ovalada inmensa, calculo de unos cien metros de largo, se apreciaban ventanas o luces y este aparato flotaba o se mecía como un corcho en el agua y luego más allá hasta que se perdió hacia la alta cordillera, pero, siempre emitiendo flashes; todo este acontecimiento duró unos dos minutos. No era avión ni globo, no fue ilusión ni siquiera ciencia ficción, fue real.

El trayecto desde ese lugar hasta el Retén nos demoraba aproximadamente una hora, porque los caballos caminan 8 a 9 kilómetros a la hora. A los 15 o 20 minutos estábamos al frente del Retén, mudos y transpirados, los caballos super agitados, ojos desorbitados, sumamente sudados. El Sargento al ver esto nos retó fuertemente aduciendo que habíamos cabalgado a carrera limpia y esto es imposible en los cerros y de noche.

En la libreta de patrullaje esta la hora y la firma de los Carabineros del Retén Los Boldos, estaba anotada las 20:00 horas y a las 20:20 estábamos en nuestro Retén. El habla y la noción del tiempo la recuperamos como a la hora después. Le contamos al Sargento lo sucedido y nos dijo con sorna o burla. “Les salió el cuco”.

Le cuento esto, debido a que en un programa pasado, usted comentó algo de los flash.

Le saluda atentamente.


Enrique Llanos
Suboficial Mayor de Carabineros
(R)

Cuando el señor Llanos comenta al final de su misiva acerca de los flash que habíamos comentado en el programa, tiene relación con una vigilia de observación que realizamos el día 8 de diciembre de 2006 en la localidad de Chancón y a la cual asistieron 18 personas. En esta ocasión todos pudimos presenciar un evento bastante particular que relataremos a posterior.



Elizabeth Ramírez, 2007.-
elizabethsramirez@gmail.com