Loading...

10 February 2006

REGISTROS DE PRENSA

Misterio en la localidad machalina


¿Ovnis en Coya?

Vecinos de esa localidad aseguran haber visto extrañas luces de colores en los últimos meses.

Diario “El Rancagüino”
Fotos y Texto: Alejandro Blanch C.
Año: 1993


“Estaba parado sobre mi casa, y a unos 50 metros se veían luces que brillaban a gran velocidad...llamé a mi vecina para que lo viera y se quedó tan sorprendida como yo, luego desapareció a gran velocidad hacia el cerro, dejando un humo que desapareció rápidamente”.

Lo que parece ser un relato de novela, es parte de la declaración que obtuvimos de Adriana del Carmen Villagra, una vecina que en el invierno pasado tuvo un contacto visual con lo que al parecer fue un objeto volador no identificado (Ovni).

Su relato continúa señalando que “Era como una mancha grande y blanca, se encontraba sobre mi casa y luego se movió hacia la escuela especial”.

“En el centro se veían luces como estrellas que parpadeaban, yo llamé también a los niños, pero no alcanzaron a verlo, si mi vecina”, agregó la sorprendida vecina de Coya.

Adriana Villagra dijo no haber sentido miedo y que el “extraño aparato” no emitía ruidos.

“Antes no creía en eso de los Ovnis, pero ahora sí, confesó.

Melisa Espinoza vive frente a Adriana Villagra, y nos contó que “ví un objeto extraño arriba de la Escuela Especial... era grande y redondo y tenía hasta luz por todo el borde, después se fue detrás del cerro, eso pasó en cuestión de un minuto no más”.

La señora Espinoza prosiguió su narración indicando que “dejó como un humo, como una colita” y que el extraño fenómeno “sucedió frente a muchos vecinos que avistaron el Ovni”.

“Eran como a las 7 de la tarde y muchos vecinos pudimos ver lo que sucedía, para nosotros fue una novedad, ya que se contaba que para el lado de Chacayes sólo se habían visto cosas así. Antes yo no creía, pero ahora que lo ví, claro que creo”,a firmó.

Lo que al parecer fue un avistamiento real, y que sucedió hace varios meses –invierno- se ha vuelto a reeditar, según lo que señaló a “El Rancagüino”Gabriela Soto, quien asegura que caminaba por la plazuela de Coya cuando avistó cuando avistó en el cielo una intensa luz a mediana altura.

“Estaba fija en el cielo y emitía colores en forma intermitente, en cosa de segundos desapareció..., no se si alguien más logró verlo”. Esto habría sucedido el 4 de enero de 1997, en Coya a la 1 de la madrugada, aproximadamente.

Quizás existe desinformación sobre este tan apasionante tema, lo que lleva sin lugar a dudas, a fabular algunos y otros a no atreverse relatar hechos que podrían acotar mucho a la ciencia.

En televisión y cine el tema ha sido prácticamente “destrozado”. Los niños se sienten identificados con seres monstruosos venidos de otras galaxias poco célebres, entonces la realidad se confunde y lo peor, confunde y desvirtúa las mentes de los pequeños.

Pablito González, de sólo 9 años, asegura haber visto un Ovni y relata su experiencia con total normalidad. “Vi un ovni allí, arriba en el cielo, era como una nave de los Powers Ranger”.

Si ponemos un poquito de atención a lo que señala el pequeño, lo más probable es que pensemos que no vio nada, pero hay un factor que denota la influencia del tema, sin duda la televisión.

El Pastor Evangélico Arnaldo Umaña tiene una visión diferente del tema. En su reciente libro “El Anticristo, la Bestia, o el 666”, dedica un capítulo completo al tema de los ovnis, claro que el autor toma lo teológico como eje central de sus comentarios.

Umaña señala textualmente que “muchas veces leemos o escuchamos que un Ovni se apareció a un hombre, creo sinceramente que los que han aceptado a Cristo no tiene de qué temer, ni asustarse, menos tener asombro por un hecho de esta naturaleza, porque estos se presentan delante de los hijos de “Etiopía La Confiada” y nunca he oído decir que un “Ovni” se presente delante de un Hijo Verdadero del Dios Altísimo o a un ministro consagrado al Señor, por que nosotros no pertenecemos a “Etiopía la Confiada”.

Umaña dice no negar la presencia de este fenómeno, pero aclara que el génesis de los mismos no tienen concepción científica, sino que “son manifestaciones más bien satánicas y “señales” de los ángeles caídos, que acompañaban al mismo demonio cuando fue “lanzado” a la tierra, los que realizan hoy, en estos tiempos, estas apariciones”.

LA CIENCIA

Existe mucha documentación sobre el tema de los ovnis, incluso la revista española “Más Allá” de febrero de 1993, publica nada más ni nada menos UNA ENTREVISTA A UN EXTRATERRESTRE, la que fue realizada por un grupo que funciona hace ya 15 años en este tema.

El E.T dice llamarse Geenom y asegura ser humano, aunque no terrestre. Vive en un planeta de la Estrella Alfa, en la constelación de Centauro, aproximadamente a 4.39 años luz de la tierra, y asegura que la media de vida es de 200 años.

Más adelante, el supuesto ET dice vivir en un planeta llamado Apu, nombre que curiosamente significa “monte”, en la lengua Quechua. Agregó que “el Quechua es una lengua aprendida hace 15 mil años aproximadamente y fue transmitido a los indígenas del Altiplano – Perú, Bolivia – por gente venida de un lugar llamado Atlántida. Una variación del Quechua es el Basco. Nosotros adoptamos el nombre de Apu hace millones de años y lo hicimos porque nuestro planeta es muy montañoso”.

Lo cierto es que hoy existen miles de interrogantes, pero las constantes apariciones de “extraños objetos voladores” nos han llegado, de una u otra forma, a afectar a todos, porque el tema se ha “popularizado” y entre fabuladores, científicos y ufólogos (estudiosos del tema) todo se nos enreda y confunde, lo mejor será tomar parte de nuestro tiempo y dirigir la vista hacia el cielo... ¿cómo sabe si no cuenta su propia experiencia luego?.

REGISTROS DE PRENSA

EXTRAÑOS OBJETOS

EN CIELOS DE SANTA CRUZ Y LA ZONA


A las 5:45 horas del viernes, se avistaron en los cielos de Santa Cruz y la zona tres objetos de forma alargada, que para describirlos mejor se parecían a un cigarro habano.

Dichos objetos, con la seguridad que no eran en ningún caso aviones, ya que las personas que a esa hora se levantaron para irse a sus labores, se aseguraron de no haber sentido ningún ruido, y pese a que el día comenzaba con cielos cubiertos, los objetos desprendían una luz fuerte y blanca, lo que se podría pensar en meteoritos símiles. La velocidad que llevaban estos tres objetos eran semejantes a la del satélite de comunicaciones. Su altura era de unos 1.000 metros y su dirección de noroeste a sureste.

Cruzaron los cielos de Santa Cruz en aproximadamente 20 segundos.-


Fuente: Diario “EL CONDOR” de Santa Cruz.-
Fecha: Miércoles 26 de Mayo de 1993.-
Página: Portada.-


08 February 2006

"VIDENTES", Instrumentos de Dios

Una nota diferente.-


El fenómeno de las apariciones marianas, en el mundo se remonta a España en Zaragoza. Lugar en donde también habría caminado el apóstol Santiago y donde se cuentan habría estado María Magdalena.

Ciertamente en la Biblia se nos dice que no debemos dejarnos engañar por falsos profetas, pero ¿es que acaso los falsos profetas, son aquellos que conocemos?. María y su mediación es conocida desde antes de la existencia del cristianismo, no solamente en los salmos, sino también en su papel de madre.

Cuando Dios Padre tomó la decisión de “ocupar” un cuerpo físico, en este caso María, para dar a conocer a su hijo, desde ese preciso instante la intervención de María fue delineda y confirmada. Por tanto en ningún momento se podría hablar de falsos profetas. No así si vemos esta intervención desde el punto de vista de quien es el instrumento del mensaje o el vidente.

Todos nosotros solemos catalogar y dar crédito a los hechos debido a la calidad de los testigos, es por eso que el tema de los videntes en las apariciones marianas es tan delicado.

Sabemos que por un tema netamente de fe, (Confianza) la religión (reunión), nos educa en cuanto a que los designios de Dios y sus decisiones no pueden ser cuestionadas, pero yo creo que es netamente válido conversarlas para entenderlas.

Ciertamente la vida de los videntes suele ser muy particular. Muchos de ellos son soñadores, con caracteres fuertes, como el caso de Bernardita Soubirous, vidente de Lourdes, o muy débiles, como los tres pastorcitos de Fátima. Con rigurosas familias, carencias afectiva, algunos sin hogar, mucho sufrimiento. También los hay con familias felices, como es el caso de los videntes de Medjugorge, pero todos con algo en común un incondicional amor y respeto a la imagen de Dios y de la Virgen María.

En el caso de las apariciones de Peñabanca, debo decir que éstas comenzaron el 12 de junio de 1983, en un pueblo de la quinta región de nuestro país llamado Villa Alemana, Peñablanca. El vidente, Miguel Ángel Poblete, un niño, sin hogar, viviendo en una Institución de Menores, al cuidado de personas de muy buena voluntad, pero que al fin y al cabo no eran su familia, tenía mucho de carencia en diversos aspectos.

Estando con sus amigos, éste se dirige a un lugar llamado cerro “el Membrillar”, de propiedad por esos años de las Fuerzas Armadas, en donde realizaban prácticas militares. Un cerro no muy difícil de subir, aparentemente, en donde Miguel Ángel, se le manifiesta lo que se denominó luego, la Virgen María, “La Dama Blanca de la Paz”. Pero esta aparición, no fue a él sólo, 2 chicos más la vieron en conjunto. Posteriormente solo quedó Miguel Ángel. ¿Por qué?, solo Miguel Ángel decidió escuchar a la señora que le hablaba.

A la aparición de Peñablanca, se le sumaron las de Argentina, en Neuquén, Medjugorge, Akita, en Japón, varios fenómenos de sangramiento de imágenes, tanto en Chile como en el exterior, lácrimación de imágenes. Todas acompañadas de un mensaje, la paz del mundo.

A través de las diferentes personas que se trasladaron hacia Peñablanca, todos conocimos las diferentes manifestaciones y mensajes de la Virgen y su hijo Jesús en el mundo.

El período de las apariciones debía ser de 5 años, a los cuales se le llamó de GRACIA. Todas las fiestas, celebradas por la iglesia católica, eran también celebradas en el Cerro de Peñablanca, con gran respeto y alegría.

El 12 de junio de 1988, la madre de Dios y madre nuestra, se despide Chile, a través del Vidente, pero deja un legado de esperanza, que ahí siempre la encontrarán. Y hasta el día de hoy, 20 de agosto de 2004, el cerro de Peñablanca, recibe a innumerables peregrinos tanto chilenos como extranjeros los cuales regresan en busca de recuerdos muchos y conocimiento, los que vienen por primera vez.

Durante el período de las apariciones el vidente sufre de algo que se llama “prueba de fe”, pero no para él, es para los creyentes. Si Dios había elegido a este niño para ser el interlocutor entre el mundo y su madre, quien podría debatir eso. En fin, el tema del vidente, sin duda que es llamativo, su cambio de sexo, sus escándalos, pero el tema me pregunto yo pasa por ¿el vidente, o por las apariciones?. Muchos dijeron que la prueba de fe estaba de acorde a los tiempos que estamos viviendo, ya que se necesita algo que estremezca el alma, para saber si nuestra confianza, es verdadera.

Yo tenía 11 años cuando comenzaron las apariciones, las escuché por radio ya que pensé que eran noticias de Ovnis, claro que en un principio se mezcló de todo. Mi abuela, ya fallecida hace pocos meses, legionaria, mariana, perteneciente a diversos círculos católicos, por su gran amor a ella, quería viajar, estábamos muy lejos, 2 regiones al sur, algo así como 210 kms. Así es que ella y mi madre reservaron pasajes, pero por motivos personales, que no viene al caso mencionar, no pudieron ir y tuve que ir yo. Estaba muy molesta, ya que el tema no me interesaba, me parecía que no era necesario ir a ningún santuario para creer más o menos. Bueno, pero como yo no mandaba, fui, con una muy buena amiga de la familia. Llevé mi cámara fotográfica y subí un 15 de agosto de 1983. Para no aburrirlos tanto, acortaré la historia lo más que pueda.

Me encontré con una cantidad de buses que venía de Argentina de la familia Feliciolli, de diversos lugares de Chile, en fin, mucha gente. Todos se saludaban aún sin conocerse, era algo loco para mí. Me dedique a mirar, no a observar, a mirar, era sólo una niña. Acompañé una procesión y llegué arriba del cerro. No estuve para nada cerca del vidente, ustedes se imaginan que habían unas 20.000 mil personas, era difícil acercarse al vidente, pero se escuchaba por unos parlantes.

5 años más tarde, el 12 de junio de 1988, las apariciones terminaban y me enviaron de nuevo, ahora con 16 años. Un adolescente que respetaba su creencia, pero que la figura de María no resultaba atrayente para mí. Ese día había procesión, era muy especial para los creyentes ya que su madre se iba. Era como si los abandonara, pero ese sentimiento era para mí torpe, ya que mediante una oración podrían estar en contacto con ella nuevamente. Bueno al terminar la ceremonia y despedirse todos, me quedé unas horas más en el cerro antes de volver al bus para regresar a casa. Tenía una bonita vista desde el cerro y podía divisar toda Villa Alemana. En ese momento pasé frente a la puerta de entrada al jardín de la virgen, lugar en donde se encuentra una huella pequeña de pie, de aproximadamente un número 33, cubierta por una tapa de vidrio, también se encuentra el olivo en donde ella se posó para la mayoría de las apariciones. A este lugar sólo accedía Miguel, el Padre Miguel Contardo, guía espiritual y el jardinero, Lorenzo.

Cuando pasé por ese lugar lo miré, saqué varias fotografías para traer a casa y cuando me despedía por respeto con una señal de la cruz, y me venía, de repente escucho que me gritan ¡oiga, espere, deténgase!, era el jardinero de la virgen, Lorenzo. Lo esperé y me dijo: tú, que pasas y la puerta del jardín, que es reja de color blanca, se abre. Yo dije a lo mejor estaba mal cerrada y el viento la abrió o bien algún niño la empujó o bien el cerrojo está malo. No, dijo Lorenzo, no es así, así es que me acerqué miré hacia adentro, cuando la puerta estaba aún abierta y Lorenzo me dice, entra ella la abrió para ti. Lo miré, no quería ingresar al jardín, pensaba que eran otras las personas indicadas para eso y que mi fe no era suficientemente respetuosa y fuerte para ello. Pero luego de tanto insistir y que ya el bus se marchaba, entré. Lorenzo estaba afuera y la reja se cerró. Él no la empujo, miré la imagen del sagrado corazón que estaba adentro y luego de mirar por mucho rato, no se cuanto, me arrodillé, no se porque, era como si estuviera sola y sentí mucha pena, por mí. Pude ver el pie que esta marcado en el suelo, estar junto al olivo, sentarme un momento entre esas rozas que florecen todo el año y salir. Esto para mí significó un antes y un después en mi vida.

Siempre he pensado que el fanatismo no le sirve ni a Dios, ni al diablo. Y lo que sentí estaba segura no era parte de un indicio de fanatismo. Pero este hecho, abrió algo en mí, podemos decir, una necesidad de saber ¿Quién era esta mujer?, llamada María, la cual estaba visitando la Tierra después de haberse ido, según las creencias religiosas. Siempre con mucho respeto y tratando de ser lo más objetiva posible.

Me he interesado en el estudio del tema, en lo que se refiere a su fe y a lo que provoca en su seguidores. Desde entonces, he visitado varios lugares de Chile en donde han ocurrido fenómenos particulares, como en la caleta de Horcón, en la Quinta Región (misma región de las apariciones de Peñablanca), en donde una imagen de Santa Ana, la madre de María lloraba lágrimas de agua, esto ocurrió en el año 1995 y ahora en el 2004.-

También en el año 1995, otra imagen de la virgen del Carmen, pero de cartón, lloraba lágrimas de agua, en una casa muy humilde de una familia de Melipilla, ubicada en la Región Metropolitana, en la zona central de Chile.

Fui de apoco ingresando en un mundo diferente, en donde las cosas funcionan a otro ritmo, en donde las personas tiene otras prioridades distintos intereses. Muchos de los creyentes de Peñablaca que yo he conocido, estudiaron Teología, se volvieron religiosas, religiosos, mejoraron sus relaciones personales y familiares, claro, hay excepciones, pero son las menos. Con esto quiero decir, se produjo un verdadero acercamiento a Dios y una nueva convivencia para muchos. Este hecho es sumamente válido y tan fuerte, que la Iglesia Católica, tuvo que autorizar la celebración de Misas, en el cerro debido a los incansables peregrinajes de las personas y fundamentalmente en debido al renacer espiritual de muchos debía mantenerse y en ningún caso dejar que se perdiera.

He conversado con sacerdotes, creyentes, no creyentes, incluso en el cerro de Peñablanca me recuerdo, se dio el caso en un momento de una posesión en una joven de unos 25 años fue muy difícil para mí ya que la conocía, por eso resultó más impactante.

El poder acceder a literatura muy especial del tema tanto de quienes defiendes las apariciones como de quienes las atacan, me ha llevado a conocer, admirar y respetar no solamente a la Virgen María, sino también a quienes profesan su fe, a riesgo de burlas y rechazos como ocurrió en Chile, por parte de la Iglesia, ya que las mujeres que entraban con velos a las misas, eran impedidas de comulgar y se les prohibía ingresar a los templos, y de los propios residentes de Villa Alemana quienes al conocer lo sucedido con el vidente, tomaron la decisión de lanzar piedras a los buses y automóviles que se dirijían al cerro, fueron momentos muy críticos para quienes viajábamos a Peñablanca.

Se dijo muchas veces que la CNI (Central Nacional de Inteligencia), del gobierno del General Pinochet, había montado este show para distraer la atención pública y que todo era una farsa.

Es probable que pueda ser así, pero nunca lo han probado.

Durante una conversación con el sacerdote de mi comunidad, debido al tema del Padre Steffano Gobbi y el Movimiento Sacerdotal Mariano, noticias que yo le entregaba de este tema, el padre me preguntó que opinaba de estos hechos tan lamentables con respecto al vidente y el supuesto montaje de Peñablanca, le dije que la historia de nuestra fe, ya que soy católica apostólica romana, no estaba ajena a los escándalos, no solamente con la inquisición, sino además con el propio antiguo testamento, y sus relatos llenos de valores morales planteados de una manera difíciles de comprender, pero que aceptamos, pero para mí pasaba por una muestra de confianza. “Para los que creen, ninguna explicación es necesaria, pero para los que no creen, ninguna explicación es suficiente”. Me dijo pero Elizabeth, ¡te imaginas sea todo una mentira!, que jugaran en el nombre de Dios, sin temor a él con su nombre y sus designios. Yo le respondí que según lo que yo sabía, Dios es una fuente inagotable de misericordia y amor y que si todo desde un comienzo fue una mentira, entonces, Dios mismo al mirar a toda esa gente, iguales antes sus ojos, ricos, pobres, jóvenes, ancianos, niños, adultos, cultos y sencillos, todos inocentes de aquella supuesta farsa y utilización, pero creyentes y respetuosos de María, se apiado de ellos y les habría premiado por eso, regalándoles a muchos una vida nueva.


Elizabeth Ramírez, 2006.-

07 February 2006

Entrevista a ROSA ESTER URBAN



Nuestra Entrevistada Trasandina, Rosa Ester Urban, es nacida el 19 de Mayo de 1953 en la provincia de Buenos Aires; ha realizado diversos estudios entre los que se encuentran; Enfermería, Prevención de Accidentes, además de Fotógrafa cuenta con amplios conocimientos de Veterinaria, por cierto muy útiles en las tareas de investigación de campo.

Rosa y su marido Raúl quienes forman parte de CIUFOSLAPAMPA, vienen desarrollando un interesante trabajo investigativo en terreno desde que comenzaron en el año 2002 las llamadas mutilaciones de ganado en Argentina.

El interés por la fenomenología Ovni parte desde el año 1988 a raíz de una interesante experiencia que Rosa nos comenta. Los dejo entonces en la compañía de Rosa Ester Urban y esta interesante entrevista.

1°) Ester, ¿Tu interés por el tema nace debido a alguna experiencia especial o solo es curiosidad?

R: Mi interés por el tema ufológico nace a partir de experiencias vividas, unas compartidas con mi esposo y un nieto y otras individualmente, complementadas con las que trajeron aparejadas las investigaciones relacionadas con las mutilaciones de animales, con la detección de marcas o huellas en diversos lugares, con el avistamiento de luces de distintos tipos y colores, y más que nada, a la comprobación de la existencia de objetos no identificados, con formatos definidos, a través de fotografías obtenidas en distintos sitios.

2°) ¿Cuales son tus objetivos?

R: El objetivo principal fue y es el de obtener conocimientos respecto de un tema tan apasionante, intrigante y que daría pautas de futuros acontecimientos a vivir por la humanidad toda.
Nos encontramos globalmente en una etapa de sucesos de enorme magnitud, de profundos cambios y que nos obligará sin dudas a modificar hasta modos de vida, si queremos subsistir como especie.

3°) ¿Como ves a la mujer en la ufología, hoy?

R: A la mujer ligada, interesada, en este fenómeno, la aprecio con deseos de avanzar en procura de intentar entender y esclarecer estos interrogantes. Si bien son menos las más conocidas, hay otras que también realizan tareas de investigación, existiendo una intención de prepararse, en esa toma de conocimientos expresada.

4°) Argentina es un país que posee una variada y rica casuística, ¿cual es el caso más importante e impactante para tí?

R: Uno de los casos más importante a mi entender fue el hallazgo de varios animales vacunos mutilados, muertos, en un establecimiento rural de La Pampa, en una zona de difícil acceso y donde predomina el monte pampeano, tupido y cerrado, donde se comprobó también el faltante de agua de un tanque del tipo australiano, de más de 50.000 litros, observándose que la vegetación subacuática mostraba signos de exposición a altas temperaturas o radiación, evidenciado esto por el cambio de coloración y a la detección de numerosos insectos expuestos a quemaduras, como asimismo sapos o ranas muertas y disecadas.

También uno de los casos más impactantes resultó sin dudas, la experiencia vivida por varios testigos los que, al estar en una parada de transporte de personas esperando el vehículo que los llevaría a la fábrica, son iluminados durante algunos minutos permaneciendo el foco luminoso estático sobre los mismos.

La luminosidad permitía visualizar perfectamente al vehículo de transporte que se hallaba a unos 250 metros de distancia de la posición de los testigos; al acercarse el mismo la extraña luz fue desplazándose lentamente iluminando los techos de las casas aledañas.
Este hecho ocurrió a las 05:30hs de un día de Julio del año 2001, en la localidad de Coronel Suárez, en la provincia de Buenos Aires.

5°) Nos gustaría que nos comentaras acerca de algún caso en especial en el que estés trabajando.

R: Un caso llamativo y sobre el que se realizan investigaciones, es el relacionado con el hallazgo de 25 animales vacunos, con mutilaciones parciales, en un predio rural de La Pampa.
Sobre la paleta izquierda de los mismos y en su parte superior, aparecieron extrañas marcas, consistentes en un círculo de unos 5cms de diámetro, presentando la superficie interior, el cuero, quemaduras de origen desconocido, quedando un dibujo similar a los producidos “... por la aplicación de ventosas”, según los testigos.

Un caso similar ocurrió en otro establecimiento donde fue detectada una ternera (ahora reproductora) con una mutilación parcial consistente en faltante de cuero, en forma oval, mostrando también su interior quemado.

6°) Dirías que el año 2005, se presenta como un año de avistamientos. Lo pregunto por los casos cubiertos por ustedes.

R: Diría que el 2005 es un año de avistamientos concretos, reales. Durante el 2002 junto a las mutilaciones de animales se dieron una multiplicidad de avistamientos de “luces” de diferentes tipos y color, involucrando esta actividad el 2003 y parte del 2004.

La otra mitad del 2004 y lo que va del 2005, al menos en La Pampa, se han detectado avistamientos concretos y se han observado “luces” de mayor dimensión a lo habitual.
También se han dado casos donde, como parte de la escena fotografiada, aparecieron “nubes” pequeñas las que, luego del procesamiento del material fotográfico, se pudo apreciar que tales “nubes” contenían determinadas formas y aparentes estructuras armónicas. Estimamos que esta actividad, durante el transcurso del 2006, se verá incrementada.-

7º) ¿Que opinión tienes referente a los casos de mutilaciones ocurridos en Argentina y que al parecer nunca han terminado?.

R: Las mutilaciones de ganado en Argentina se dieron particularmente en cinco provincias: La Pampa, Buenos Aires, Santa Fé, Córdoba y San Luis con mayor frecuencia y en menor escala en otros lugares.

Las califico como muestreos toda vez que las partes afectadas son muy específicas, involucrando mayoritariamente aparatos reproductivos, glándulas, oídos internos, ojos, músculos, sangre, etc. dando la impresión de estarse evaluando o investigándose sobre sectores muy puntuales del cuerpo del animal.

Los ¿porqué? o ¿para qué? los desconozco. Pienso que quizás con el tiempo llegaremos a conocer las respuestas a estos interrogantes, mientras tanto debemos seguir investigando para tratar de comprender en toda magnitud a este fenómeno tan particular.
En la actualidad los casos son esporádicos o bién no se denuncian, pero al parecer siguen manteniendo el mismo comportamiento.-

Queremos agradecer a Ester, el que haya accedido a concedernos esta entrevista y a compartir con todos nosotros sus pensamientos y planteamientos.

Elizabeth Ramírez, 2006.-



Entrevista a PATRICIO ABUSLEME HOFFMAN


Cada investigador es un mundo distinto, como les comenté al inicio de esta sección de entrevistas. Cada uno con percepciones únicas y que hacen de cada caso, un proceso apasionante. Nuestro siguiente entrevistado es precisamente eso, un mundo distinto e interesante.

Los invito a conocer al investigador Patricio Abusleme Hoffman. De este joven de 29 años, sabemos que nació en la ciudad de Santiago de Chile el 7 de octubre de 1976. Es Periodista de la Pontificia Universidad Católica de Chile. Y actualmente se encuentra realizando un interesante trabajo de investigación, respecto al caso que más ha conmocionado a los medios de comunicación y al público en general. Nos referimos a la “supuesta” abducción de un cabo del Ejército de Chile, Armando Valdés en el año 1977, “el caso Valdés”.

Patricio se manifiesta partidario de que los investigadores, no sólo deben realizar responsablemente su trabajo, sino además deben involucrarse históricamente con el fenómeno, es decir deben leer material publicado sin temor a contaminarse ni a ver afectada su rigurosidad, de lo contrario dice “nadie estudiaría ni leería nada”. Comentario bastante acertado y en el que nosotros estamos de acuerdo con él.

Leamos entonces esta interesante entrevista.

1.- Patricio, ¿Qué importancia le atribuyes a los grupos de investigadores que se han formado en Chile y cuál crees que ha sido su aporte, si es que lo hay?

R: En primer lugar, quiero decir que, si bien mantengo contactos esporádicos con uno que otro investigador, nunca he estado muy al tanto de la labor que realizan los principales grupos OVNI nacionales. Por eso, lo que diré a continuación es sólo la impresión que tengo a partir de lo que he visto de ellos en los medios de comunicación y lo que he podido saber a partir de mis escasos contactos con otros estudiosos, por lo que perfectamente podría estar equivocado en mi apreciación sobre esta pregunta.

Hecha esa acotación, mi visión al respecto es la siguiente. Creo que existe una clara distinción entre lo que llamo “grupos mediáticos” y “grupos no mediáticos” o “de bajo perfil”.

Los grupos mediáticos son aquellos que bajo pomposos nombres y denominaciones buscan aparecer en los medios de comunicación social, ya sea mediante su principal exponente presentándose regularmente en matinales y otros programas de televisión, o logrando que algún caso “espectacular” que están investigando sea cubierto de manera casi siempre sensacionalista por los noticiarios (aunque posteriormente se concluya que el caso en cuestión tiene una explicación convencional).

Los grupos de bajo perfil son los que nacen al alero de pequeños núcleos de amigos, casi siempre jóvenes y generalmente de regiones, que se mantienen alejados de los medios y se dedican a investigar y a tratar de explicar, en la medida de sus posibilidades, los casos que conocen en sus comunas y localidades. No es raro encontrarse con que estas agrupaciones, o alguno de sus miembros, actúe como corresponsal o representante de algún “grupo mediático” capitalino en su respectiva región y son precisamente estas pequeñas asociaciones de bajo perfil las que descubren casos y realizan buena parte de las investigaciones que posteriormente presentan como propias las agrupaciones más rimbombantes o mediáticas.

Ahora, el aporte de los “grupos mediáticos”—si es que puede considerarse un aporte realmente—ha sido la divulgación de la temática OVNI ante la opinión pública a través de los medios de comunicación y de charlas o conferencias que organizan periódicamente. Manifiesto dudas respecto a si esto es un aporte o no, dado que la forma en que lo hacen no es de las más serias y en más de alguna oportunidad los ha dejado en ridículo a ellos y, por extensión, a todos los que estudian el fenómeno OVNI, porque el público no hace distinciones. Yo creo que todos los interesados en el tema recuerdan el caso de “Toy”, un supuesto “extraterrestre” al que se le dio amplia cobertura y que al final se concluyó que podía tratarse del feto de un marsupial llamado “monito del monte”. Y en el caso del “extraterrestre” del Parque Forestal, si en vez de tomarse una fotografía se hubiera tomado un video, seguramente habrían captado en él no sólo la imagen, sino también el ladrido del “visitante del espacio”.

Los grupos de bajo perfil, en cambio, a pesar de contar con menos recursos, han realizado seguimientos a interesantes casos regionales y hasta han llegado a explicar algunos. Un ejemplo de ello es el estudio de algunos avistamientos en Angol realizado por AIFOC (Agrupación de Investigadores del Fenómeno OVNI de Coronel), cuyas conclusiones fueron publicadas en su momento por La Nave de los Locos en un esclarecedor artículo escrito por Héctor Méndez.

Entre 1995 y 1997 pertenecí a dos grupos ufológicos. Durante esa época lo pasé bien, me reí harto y conocí a excelentes personas. Se trataba de entretenidas reuniones sociales, al estilo de un club, pero de investigación, nada. Por eso, más que por grupos, creo que los principales aportes a la ufología chilena en el futuro serán obra de individuos que investiguen casos OVNI y que compartan información y colaboren entre sí, como ya está comenzando a suceder.

2.-¿Lo que se entiende de tu respuesta es que el grado de aporte de los grupos nacionales en la ufología, más específicamente en la investigación de casos, es casi cero?

R: En el caso de los “grupos mediáticos”, creo que lo único rescatable es que a través de sus labores de difusión—por muy mal hechas o mal orientadas que sean—pueden llegar a interesar a un niño por este tipo de fenómenos, y ese muchacho podría generar algún aporte futuro en este campo. Desde ese punto de vista, más que grupos de investigación, podrían ser considerados como grupos de “instigación” OVNI.

La labor de las agrupaciones de bajo perfil es interesante y pienso que ellos, junto a algunos investigadores independientes, son la punta de lanza de la ufología nacional y, aunque su aporte es modesto porque tampoco cuentan con recursos suficientes, dan un ejemplo inspirador.

A veces he anhelado que en Chile haya instancias como las que existen en el extranjero, aunque me he dado cuenta de que lo que hay afuera tampoco es la panacea. A principios de agosto de 2004 visité las oficinas del National Institute for Discovery Science (NIDS) en Las Vegas, Nevada. Se trata—¿o debería decir “se trataba”?—de un organismo abocado a la investigación de avistamientos de OVNIs y a las mutilaciones de ganado, más que nada. Es financiado por el multimillonario estadounidense Robert Bigelow y forman parte de su directorio, entre otros, el Dr. Jacques Vallée, el ex astronauta de la NASA Edgar Mitchell y el consultor en temas aeronáuticos John Schuessler, cofundador de la Mutual UFO Network (MUFON) y autor de The Cash-Landrum UFO Incident, libro en que recoge su minuciosa investigación sobre el caso Cash-Landrum.

El Dr.Colm Kelleher, que en ese entonces era el administrador del NIDS, me mostró las amplias instalaciones y oficinas del lugar, además de una impresionante y completísima biblioteca. Sin embargo, en octubre del año pasado NIDS anunció su cese temporal debido a “la escasez de casos significativos” para investigar y el Dr. Kelleher, que es bioquímico y biólogo molecular, abandonó NIDS y se fue a trabajar para una firma en la investigación del cáncer.

No me imagino a miembros de los grupos económicos Luksic, Angelini o Said financiando estudios en este ámbito, pero espero y confío en que con profesionales bien versados en literatura ufológica y una fuente de recursos adecuada, tendremos un mejor nivel de investigación OVNI en el futuro.


3.- Con respecto a los casos reportados y que se publicitan por televisión ¿por qué crees que éstos no tienen un seguimiento posterior por parte del periodista que difundió la noticia? ¿Es falta de interés o es culpa del investigador?

R: Los que somos periodistas y hemos trabajado en medios de comunicación sabemos que el ritmo de trabajo en diarios y noticiarios de televisión es abrumador. Un día te puede tocar cubrir un accidente automovilístico, al otro día un asalto a un banco, al día siguiente una conferencia de prensa de tal o cual ministro y así sucesivamente.

Dentro de esa dinámica, los avistamientos, fotografías y filmaciones de OVNIs se cubren casi siempre en colusión con algún ufólogo o grupo, que se encarga de “filtrar” el caso a los medios. Los hechos son cubiertos con una gran dosis de sensacionalismo, porque los editores de noticiarios buscan sintonía. Un ejemplo de esto se puede encontrar en la cobertura noticiosa de los casos de “Toy”, del “alien” del Parque Forestal y del “esqueleto extraterrestre” hallado en la ex oficina salitrera “La Noria”, cerca de Pozo Almonte.

Si posteriormente no hay un seguimiento del caso a través de los medios, eso puede responder a varios factores:

- El editor de un noticiario podría no interesarse en la evolución de un caso, ya que sólo buscaba generar impacto y sintonía al cubrir inicialmente algún avistamiento (sensacionalismo).

- Debido a eso, al periodista que reporteó el hecho original le son asignadas otras pautas, por lo cual no pude ni pensar en hacer un seguimiento a un caso OVNI, que probablemente para él sólo habrá sido un trabajo más. Aquí hay que tomar en consideración que en los medios de comunicación masiva no existen periodistas especializados en ufología. Rodrigo Ugarte, de Megavisión, reportea avistamientos de OVNIs y hechos paranormales periódicamente, pero difícilmente podría decirse que está especializado en ovnilogía. Que yo sepa, el único que puede calificarse como tal y que trabaja en un periódico de gran tiraje es Diego Zúñiga, pero Diego muy rara vez ejerce allí su labor de ufología crítica, porque prefiere hacerlo a través de medios especializados.

- Muchas veces ha sucedido que el tema entra en la pauta informativa de un noticiario sólo para publicitar la conferencia de un determinado ovnílogo o grupo, por lo que un seguimiento no se hace necesario.

- Los propios ufólogos no realizan un seguimiento adecuado de los casos que “filtran” a los medios de comunicación.

Por lo tanto, y contestando a la pregunta, creo que existe una responsabilidad compartida entre ufólogos y medios de comunicación en el no seguimiento de casos publicitados por televisión.

4.-Si existe este mal manejo por parte de investigadores y medios y el tema sirve más que nada de “rating” que de noticia en sí, ¿crees entonces que algún día lleguemos a conocer los resultados de alguna investigación en forma seria, o eso seguirá conociendose en privado, como ha sido la tónica hasta hoy?

R: Sólo veremos eso en televisión si es que se hace al alero de algún programa periodístico (al estilo de OVNI, pero mejor), y no de un noticiario, donde a cada información se le da sólo un par de minutos al aire.

5.- En el mundo existen varios países en donde la temática Ovni vende comercialmente de una manera increíble, y el tema convoca un interés mucho mayor. En ese contexto, ¿piensas tú que Chile es un país "ufológico"?

R: Pienso que el tema OVNI es de interés para toda persona medianamente curiosa, no solamente en Chile. El problema es que nuestro país tiene claras falencias en cuanto a investigación si lo comparamos con otros países.

¿Te has fijado que en Chile hay relativamente pocos textos ufológicos nacionales? Parece haber bastantes ufólogos (aunque varios de ellos no sepan mucho de ovnilogía), pero producimos muy poca literatura OVNI, y lo que hay es de una calidad y profundidad inferior que lo que existe en el extranjero. Me refiero específicamente a la edición y publicación de libros sobre el tema.

Por supuesto, siempre podemos encontrar honrosas excepciones, como Los Sin Nombre, de Willy Wolf y Manuel Sáenz—que además fue el primero o uno de los primeros libros sobre OVNIs escritos por chilenos—, entre otros, pero creo que la mayoría de los estudiosos coincidirán en que nuestra producción literaria ufológica es menor a la de otros países, tanto en cantidad como en calidad de contenidos.

En Chile tenemos algunos casos bien interesantes, pero, a diferencia de los colegas en el extranjero, la ovnilogía local parece preferir cubrirlos someramente en reseñas para ediciones especiales de revistas como Conozca Más, en vez de investigar en profundidad y escribir in extenso sobre ellos en libros.

Varias veces me he preguntado por qué sucede esto y creo que la respuesta es simple: nuestra “producción ufológica” como país es un reflejo fiel de lo que somos como investigadores.

Por ejemplo, sé de dos ufólogos, fundadores de dos de los grupos más conocidos a nivel nacional, que, al menos hasta julio de 2003, se presentaban públicamente con títulos profesionales que no habían obtenido.

“¿Y qué puede importar eso en términos prácticos?”, se preguntarán algunos. Pues que su poca solvencia académica se ha hecho sentir en los aspectos más básicos. Me serviré de dos ejemplos para ilustrar este punto.

En abril de 1996, uno de ellos, a quien llamaré “Código Alfa” (a algunos de los que se mueven en nuestro mundillo ufológico les encanta dar ese tipo de apelativos a miembros de sus grupos o a corresponsales regionales), escribió un artículo de prensa sobre el caso del cabo Valdés en un periódico de circulación nacional, citando al protagonista de la historia como “Arnaldo Valdés”, cuando todos sabemos que el nombre de pila del suboficial Valdés es “Armando”.
A mediados de ese mismo año, el otro ufólogo, a quién denominaré “Código Omega”, redactó un texto para una edición especial de la revista Conozca Más, donde destacaban su reseña en la portada con un título que decía algo así como “Ovnis en Chile, los 10 casos más sorprendentes”. Al comienzo de su trabajo mencionó al “astrónomo y matemático Dr. Jack Vallee”, pese a que el nombre del autor de Pasaporte a Magonia es Jacques Vallée.

Todos somos humanos y nadie está libre de cometer errores, pero creo que un investigador que se considere serio y riguroso debería tener la deferencia de escribir correctamente el nombre del protagonista de uno de los casos OVNI más famosos de su país, así como el de uno de los ufólogos más influyentes y respetados del mundo. Pero los ejemplos que acabo de citar sólo dan cuenta del nivel de ufología que tenemos.

Quiero aclarar aquí que no tengo nada contra quienes no tienen títulos universitarios, ya sea porque no han terminado sus carreras o porque no han tenido la oportunidad de estudiar. De hecho, he conocido a excelentes investigadores que no han seguido carreras universitarias, pero que no por eso han dejado de cultivarse, tanto en literatura ufológica como en otras materias.

Si seguimos escarbando, encontramos varios ejemplos más que ilustran el bajo nivel de ovnilogía que tenemos, pero hay uno en especial que me llama la atención. Un divulgador nacional aparece regularmente en un programa de televisión nocturno que goza de una alta sintonía, a pesar de que me ha confesado que ha leído poco sobre OVNIs y que no quiere leer, porque no quiere “contaminarse” informativamente. Aunque respeto su decisión, no la comparto en lo absoluto. Es bueno tratar de mantenerse fresco y original, pero creo que la lectura de libros sobre una determinada disciplina es fundamental para poder interiorizarse en ella.

¿Te imaginas que alguien que quiera ser historiador se negara a estudiar los hechos del pasado, con la excusa de no querer “contaminarse” con esa información y de ese modo enfrentar los eventos del futuro de una manera más imparcial? Evidentemente que eso sería un gran error, al igual que lo es en el ámbito de la ufología, aunque ésta última sólo sea, como mucho, una disciplina.

Es bueno ser entusiasta y generar proyectos, pero también es bueno tratar de armarse de una base teórica sólida para poder contar con mejores herramientas y elementos de juicio a la hora de abordar un caso o entrevistar a un testigo. Hay algunos que le han visto una veta comercial al tema y, sin saber mucho de ufología, se han lanzado con empresas de turismo OVNI, declarando a tal o cual localidad “capital OVNI” e incluso llegando al absurdo de trenzarse en discusiones mediáticas con otras agrupaciones que ya habían declarado “capital OVNI” a otra ciudad. Pero, nuevamente, eso sólo ilustra el nivel de ovnilogía que tenemos.

Me da la impresión de que gran parte de nuestros ufólogos sólo han leído uno que otro libro de Juan José Benítez, alguno de Don Antonio Ribera y quizás las versiones en castellano de Intruders, de Budd Hopkins, y de Abduction, del Dr. John Mack (si es que han leído algo). Pero estoy convencido de que la lectura de más libros y de una mayor cantidad de autores es importante, aunque sé que esto es bastante difícil, porque cuesta encontrar clásicos de los ’60 y ’70; porque en Chile no existe la variedad de títulos que pueden adquirirse, por ejemplo, en España, México o Argentina; porque aquí tampoco es fácil conseguir libros en inglés y porque, aún si se tuviera a mano libros en inglés, creo que no son muchos los ufólogos que manejan ese idioma como para poder leerlos. La barrera idiomática también ha sido un problema para mí, porque me encantaría leer los trabajos de Bertrand Méheust y de otros autores francoparlantes, pero no sé francés, y aunque entendiera ese idioma, nunca he tenido la suerte de encontrar un libro del folclorista y etnólogo galo (ni en francés, ni en inglés, ni en castellano).
Yo mismo, que me considero razonablemente versado en literatura ufológica, he descubierto que sigo siendo muy ignorante al respecto porque no había escuchado nunca sobre varios autores que tienen cosas muy interesantes que decir y que recién estoy comenzando a conocer gracias al trabajo de La Nave de los Locos.

Ahora, respondiendo a tu pregunta, yo creo que Chile sí es un “país ufológico”, en el sentido de que a los chilenos les intriga y les interesa el tema. ¿Ejemplos? En alguna oportunidad la gente llegó a atiborrar un espacio en el que se presentó el ecuatoriano Jaime Rodríguez, a pesar de que como ufólogo deja mucho que desear. También tienes el caso de la revista Conozca Más, que cuando publicó sobre la “autopsia trucha” al “extraterrestre” de Roswell (con video incluido, si mal no recuerdo) agotó su primera edición y tuvo que sacar una segunda. Según entiendo, los libros de Juan José Benítez se han vendido bien entre los chilenos desde la década del ‘80. No tengo a mano los registros de sintonía del programa OVNI, que fue emitido hace algunos años por TVN en dos temporadas, pero creo que tuvo un buen rating.

Entonces, tenemos una opinión pública quizás no ávida, pero sí interesada en el tema. Sin embargo, a diferencia de lo que ocurre en otros países, nosotros carecemos de un sustrato ufológico nacional que sea capaz de satisfacer ese interés de manera profesional, honesta y no sensacionalista.

6.- Patricio, ¿será posible que nos dijeras, según tu criterio, los casos más significativos de la ufología chilena?

R: Debo admitir que conozco más sobre casos internacionales que sobre hechos nacionales, yo creo que en parte debido a que nuestra ufología nunca se ha caracterizado por generar casuística.

A la hora de evaluar, habría que decidir qué parámetros vamos a utilizar para considerar a un caso como “significativo” o “destacado”. ¿Será por la repercusión que genere en la opinión pública? ¿O por la publicidad mediática que se le dé? ¿O por la cantidad o calidad de los testigos? ¿O por el grado de extrañeza del evento (luz en en cielo, aterrizaje de un objeto extraño, presencia de entidades, efectos físicos causados por el fenómeno, relatos de amnesia y “tiempo perdido”, etc.)?

Sin embargo, como todos los interesados en esta temática, tengo algunos casos criollos “favoritos” que, personalmente, considero significativos, ya sea por el contexto en que tuvieron lugar, por la calidad y cantidad de los testigos, por sus características particulares y específicas, por sus elementos en común con casos ocurridos en otros países, o simplemente porque me despiertan un sentimiento que no logro situar bien, entre intriga y fascinación.
Siguiendo un orden cronológico, el primero de ellos fue una serie de avistamientos que tuvieron lugar en junio y julio de 1965 en la Antártida, donde personal de la base Pedro Aguirre Cerda avistó un OVNI que cambiaba de color y que, al parecer, fue fotografiado (aunque nunca he visto esas imágenes). Algunas de estas manifestaciones también fueron observadas por funcionarios de las bases antárticas de Argentina e Inglaterra.

El siguiente caso tuvo lugar en noviembre de 1968, cuando las hermanas Afrodit y Eugenia Lovazzano, de 12 y 9 años, respectivamente, avistaron de cerca una bola de luz en el sector de El Salto, en Santiago, en cuyo interior aseguraron ver a una “mujercita” que habría tratado de capturar a una de las niñas. Por supuesto, ellas pudieron haber inventado toda la historia, pero este episodio me llama la atención porque tiene aspectos en común con la aparición de la Virgen de Fátima en 1917 (las apariciones marianas siempre me han cautivado).

Luego está la “persecución noctura” de una luz al vehículo en que viajaban cinco conocidos artistas en Pampa Soledad, en agosto de 1974. La cantidad de testigos, la forma en que éstos reaccionaron frente al fenómeno, los momentos de terror vividos, los chilenismos involucrados y las experiencias personales y el cambio en su vida que dice haber tenido a posteriori uno de los testigos (Tito Fernández, “El Temucano”), hacen de este caso uno de los más sabrosos (al menos, para mí).

1977... a fines de abril de ese año tuvo lugar el encuentro del cabo Valdés y siete soldados conscriptos con dos OVNIs en Pampa Lluscuma, en las cercanías de Putre. Ese es uno de los avistamientos más famosos a nivel nacional, que en su momento impactó a la opinión pública.
En septiembre de 1978 sucedió un caso que me intriga bastante, en que una luz habría levantado de la carretera al vehículo en el que viajaban dos ocupantes que participaban en un rally por Sudamérica, para ser depositado más tarde a varios kilómetros del lugar. El hecho ocurrió en Argentina, cerca de la ciudad de Viedma, pero lo añado a mi recuento porque los protagonistas, Carlos Acevedo—fallecido hace años—y Miguel Ángel Moya, eran chilenos (Acevedo nació en Argentina, pero era hijo de padres chilenos y estaba radicado en Chile desde la década del ’60). Este episodio también es de interés por algunas anomalías que se detectaron en el vehículo luego de ocurrido el hecho.

Aunque el tema de Friendship no tiene una fecha única, muchos lo relacionan con agosto de 1985, cuando radioaficionados escuchaban a un supuesto habitante de la mítica isla anticipando las evoluciones de un objeto volador que acaparó las miradas de miles de chilenos en el que quizás ha sido el avisamiento más publicitado de nuestra historia (aunque existen argumentos de peso que identifican al fenómeno como un globo estratosférico).

Friendship es interesante por la forma en que ha sido manejado por algunos ufólogos (no sólo en Chile) y porque se han tejido muchas historias en torno al tema (se ha hablado desde “extraterrestres” hasta que se trataría de un grupo de científicos extranjeros, pasando por teorías que hablan de una secta o que más bien se trataría de un experimento sociológico). Se ha escrito y hablado mucho sobre el tema, pero, en mi opinión, se ha investigado poco. La producción del programa OVNI hizo un trabajo interesante al respecto y sorprendió in fraganti a un miembro del grupo que denominaron “Friendship 2” cometiendo fraude, pero, aparte de eso, aún no he visto una investigación en profundidad ni una respuesta satisfactoria para el caso en su conjunto, que involucra a varias personas, además de muchas horas de conversaciones grabadas entre radioaficionados y los supuestos Friendship. Me sorprende que aún no se hayan realizado avances básicos en la investigación del caso, como localizar el “Faro Mitagüe” (¿será que no existe realmente?) y el barco Mytilus II (al menos, no sé de nadie que los haya encontrado. Empiezo a pensar que “Mitagüe” y “Mytilus” se derivan de “Mito”).

Junto con el del cabo Valdés, creo que Friendship es uno de los casos que mayor interés ha despertado en la opinión pública, probablemente debido a la afirmación por parte de Ernesto de la Fuente, uno de los personajes más controvertidos de esta historia, de que habría sido sanado de cáncer por sus amigos de la isla. A mí me parece muy cruel y delicado jugar con la esperanza de personas que buscan una cura para sus enfermedades y por eso pienso que es necesaria una investigación en profundidad del caso y, ojalá, su esclarecimiento.

El supuesto estrellamiento de un OVNI en Paihuano en octubre de 1998 es interesante porque es más o menos actual, porque fue investigado en terreno por varios ufólogos y medios de comunicación, por las posibles explicaciones que puede tener y porque podría servir de paradigma para ilustrar cómo un caso puede tomar elementos de otro (contaminación informativa).

Recuerdo perfectamente cuando ocurrió el incidente de Paihuano, porque yo estaba en la Universidad y al escuchar las primeras noticias sobre el suceso sentí muchas ganas de viajar a la zona, pero me fue imposible porque mis responsabilidades estudiantiles me lo impidieron. Por lo tanto, no puedo confirmar ni desmentir las informaciones que existen sobre el hecho, pero sí me llama la atención que se hayan escrito cosas tan similares a lo publicado sobre Roswell. ¿Realmente hemos de creer que nuestro Ejército movilizó camiones para recuperar y llevarse el OVNI y que el caso fue encubierto por las autoridades militares chilenas, al más puro estilo de los supuestos UFO cover-ups norteamericanos?

A la hora de analizar el caso, hay que considerar que los mismos ufólogos que se movilizaron al lugar para investigar los hechos pudieron haber “importado” elementos de Roswell a lo sucedido en Paihuano. Antes dije que los ovnílogos chilenos, en general, son poco versados en literatura ovnilógica, y lo mantengo. Pero en 1998 existían por lo menos tres libros en castellano que trataban sobre el caso Roswell: El Incidente (Charles Berlitz y William Moore, 1981), Roswell, Secreto de Estado (Javier Sierra, 1995) y Caso Roswell ET Informe Final (Stanton Friedman y el equipo de redacción de la revista Conozca Más, edición argentina), que es una traducción libre de Crash at Corona (Stanton Friedman y Don Berliner, 1992), pues dejaron fuera algunos capítulos del libro original y añadieron material sobre el caso publicado en Conozca Más.

Si vamos aún más allá, podríamos decir que no sólo los ufólogos, sino los propios lugareños y testigos del incidente en Paihuano pudieron haber agregado, voluntaria o involuntariamente, elementos de Roswell, ya que en 1995 ese caso fue ampliamente cubierto por los medios de comunicación de todo el mundo a raíz de la fraudulenta “autopsia al extraterrestre” presentada ese año por el productor británico Ray Santilli.

Tengo en mente un par de casos más, pero prefiero dejarlo hasta aquí, o me extenderé demasiado en una sola pregunta.

7.- Imposible dejar de preguntarte acerca del caso del Cabo Valdés. En la entrevista concedida hace pocos días por Diego Zúñiga, él nos comentaba acerca de una investigación que estabas realizando acerca de este tema. ¿Podrías hablarnos al respecto?

R: Por supuesto, Ely. Sobre el caso del cabo Valdés y sus conscriptos leí por primera vez con cierto detalle cuando tenía alrededor de 13 años en el libro Secuestrados por Extraterrestres, de Don Antonio Ribera. Debido a sus características tan peculiares, la historia me fascinó de inmediato y siempre estuvo en mi mente. Quizás como muchos otros que se interesaron por este suceso desde niños, yo soñaba con poder investigarlo en el futuro.

Ese sueño de infancia y adolescencia comenzó a tomar forma en abril de 2002, cuando se dio una especie de revival del caso a propósito de su vigesimoquinto aniversario. Durante ese mes Valdés aseguró a Las Últimas Noticias que nunca había sido abducido, el hecho fue recordado en algunos otros medios y supe por primera vez de la existencia del sitio web http://www.cabovaldes.com/ (hoy inactivo), gracias a un email que me envió la señora Liliana Núñez, empeñosa investigadora y excelente amiga.

Se cumplían 25 años desde el incidente en Pampa Lluscuma y éste seguía siendo uno de los principales referentes de la ufología chilena, tanto a nivel nacional como internacional, a pesar de que lo que se sabía sobre el caso era prácticamente lo mismo que salió publicado en los medios de prensa cuando éste tuvo lugar en 1977. Pensé que sería interesante intentar esclarecer algunas interrogantes que jamás habían sido contestadas y que tenían que ver tanto con aspectos básicos como con detalles de la experiencia, por lo que me propuse tratar de localizar a Valdés y a la mayor cantidad de involucrados en la historia original.

¿Cuáles eran los nombres completos de los protagonistas? ¿De qué marca y modelo era el reloj que usaba Valdés al momento del encuentro en Pampa Lluscuma? ¿Entre qué fechas estuvo internado en el Hospital Militar y qué exámenes se le practicaron ahí? ¿Existió algún informe posterior en que se recogieran las conclusiones sobre los estudios médicos que se le realizaron? ¿Por qué Valdés fue transferido a otro regimiento después de su experiencia OVNI? Estas eran algunas de las preguntas que me inquietaban, para las que esperaba poder encontrar alguna respuesta.

El tema de los nombres de los conscriptos era uno de los que más me sorprendía, porque, desde que ocurrió el hecho, nunca nadie los había consignado en forma completa y correcta. En las informaciones originales sobre el caso publicadas a mediados de mayo de 1977 por La Estrella de Arica, se entregan los nombres con el primer y segundo apellido de algunos conscriptos, pero de otros sólo se dan el nombre de pila y el apellido paterno. De otros dos se dan sus segundos apellidos en forma errónea.

En el capítulo que dedicó el ovnílogo Jorge Anfruns al caso Valdés en su libro Ovnis, extraterrestres y otros en Chile (1987), sólo da el nombre de pila y el apellido paterno de los soldados.

Y en su episodio consagrado al encuentro en Pampa Lluscuma, los realizadores de la serie OVNI, a través de la flemática voz de Patricio Bañados, se jactan de haber descartado rumores, versiones inexactas y errores y de haber conseguido las identidades correctas de los miembros del grupo que vivió la experiencia, tras lo cual entregan tres nombres con primer y segundo apellido, otros tres con sólo el nombre de pila y el apellido paterno y un séptimo con el apellido materno equivocado. Lo que me parece insólito es que sólo segundos después de citar esas “identidades correctas” con gran pompa, uno de los conscriptos que fue localizado y entrevistado por el programa (un acierto, sin lugar a dudas) identifica correctamente, con sus dos apellidos, al soldado cuyo segundo apellido se cita en forma errónea inmediatamente antes.

Los que hayan soportado leerme hasta este punto se preguntarán por qué tenía esta especie de obsesión por conocer los nombres completos de todos los soldados, incluidos sus apellidos maternos. Pues bien, la razón es que sólo de ese modo podía llegar a localizarlos y a contactarlos, porque varios de los conscriptos tienen nombres comunes.

Por lo tanto, una de las primeras cosas que hice luego de comenzar a investigar el caso fue dirigirme al Archivo General del Ejército para solicitar los certificados de servicio de los soldados, donde figuran sus nombres completos, la fecha de ingreso y licenciamiento del servicio y las respectivas unidades de acuartelamiento y de término de la instrucción militar. Cuando solicitas uno de aquellos antecedentes, necesitas los nombres completos del sujeto, además de su fecha de nacimiento y unidades de acuartelamiento y licenciamiento, datos que yo no poseía. Pero tuve la fortuna de que la suboficial encargada me tuvo paciencia y accedió a mi petición, y de ese modo pude, finalmente, conocer los nombres completos de todos los conscriptos.

En 2002 logré localizar y contactar a seis de los siete soldados que vivieron la experiencia OVNI junto con Valdés, aunque hasta ahora—y aquí quiero hacer un mea culpa—sólo me he entrevistado personalmente con uno de ellos.

Me he encontrado de todo en el camino y en algunos momentos me he sentido muy frustrado. Hay militares que han estado muy reacios a colaborar, mientras que otros me han abierto las puertas. Con los conscriptos sucede lo mismo. Uno de ellos se ha cerrado totalmente a hablar sobre el tema. Otros mantienen un cierto recelo, pero hay dos que han tenido una disposición ejemplar. Cuando vivieron la experiencia, eran unos jóvenes de unos 18 o 19 años. Ahora tienen entre 45 y 46 años y son esforzados padres de familia. Sus ocupaciones son variadas y van desde guardia para una conocida empresa de transporte de valores hasta chofer de microbús, pasando por un albañil, un obrero y un suboficial de Carabineros en retiro.

Además de conocer los nombres completos y correctos de los soldados, sus certificados de servicio prueban que no son ciertos los rumores publicados por Jorge Anfruns en su libro antes citado respecto a que los conscriptos habrían sido dados de baja luego del incidente. Todos ellos hicieron su servicio militar completo. Existe un solo caso sobre el que no puedo estar seguro, porque aún no han podido emitir su certificado de servicio en el Archivo General del Ejército (todavía no han encontrado la unidad en la que se acuarteló, que al parecer no fue la misma que la de sus compañeros de armas).

Otro de los problemas con los que he me encontrado es que Pedro Araneda, el profesor de la escuela de Putre que en 1977 conversó y grabó en audio las declaraciones de los testigos y posteriormente dio a conocer la historia a La Estrella de Arica en su calidad de corresponsal, se niega a prestar su testimonio. Personalmente, creo que eso es muy injusto y me siento discriminado, porque Araneda sí habló con Jorge Anfruns en 1987 y con un investigador trasandino a mediados de los ’90. Ese creo que fue el principal acierto de lo publicado por Anfruns sobre el caso Valdés: las declaraciones de Araneda, que son valiosas a la hora de contrastarlas con las de otros implicados y que sirven para trazar la secuencia de hechos (lo que sucedió durante las primeras horas después del encuentro con las luces en Pampa Lluscuma).

Si hablamos de aciertos, el programa OVNI reveló por primera vez que lo que estaban realizando Valdés y los conscriptos era una guardia de pesebrera y no una patrulla, dio cuenta de cómo reaccionaron realmente frente al fenómeno (que no fue precisamente como se describió en las informaciones de prensa de 1977) y presentó entrevistas con dos de los soldados, más otras fuentes que conocieron la historia desde sus inicios, como Luis Maturana (el periodista que escribió la historia original para La Estrella de Arica) y el Brigadier (R) Pedro Durcudoy (aunque en OVNI lo presentaron como “Pedro Durcodoy”). Lo que sí penó durante todo el programa fue la ausencia de Valdés, quien sólo aportó algunas fotografías suyas, pero no prestó su testimonio porque, al parecer, no llegaron a acuerdo económico. Me imagino la cara que deben haber puesto los de OVNI cuando sólo días después de haber emitido el episodio dedicado al caso, Valdés asistió como invitado a De Pé a Pá. Es que los millones que le pagaron por esa aparición no le cayeron nada de mal.

Durante mi búsqueda de los protagonistas de la historia también busqué a Don Armando Valdés, aunque encontrarlo no fue fácil. Recién pude contactarlo por teléfono a principios de agosto de 2002 y a fines de ese mismo mes nos reunimos en persona durante un viaje que él realizó a Santiago. Resultó ser un hombre muy amigable y comunicativo, y comenzamos a colaborar y a planear proyectos en conjunto. Por ejemplo, en una oportunidad le comenté que tenía ganas de viajar a Pampa Lluscuma, para tener una idea mejor sobre lo sucedido in situ y ver las caballerizas donde se encontraban ellos cuando tuvo lugar el fenómeno, y él me dijo que también quería volver a Putre, porque necesitaba estar de nuevo en el lugar y consignar ese viaje en su libro.

Viajé con Valdés a Arica el lunes 18 de noviembre de 2002 y volamos de vuelta a Santiago el viernes 22 de ese mes, tras lo cual él siguió hacia el sur en bus hasta llegar a su casa en Temuco. El martes 19 de noviembre, al día siguiente de arribar a Arica, subimos a Putre en un automóvil que arrendamos por el día. Lamentablemente, debido a algunos contratiempos, sólo pudimos estar ese día en Putre, donde también pasamos la noche, pero aprovechamos la tarde visitando la antigua unidad militar de Valdés y examinando el lugar de los hechos en Pampa Lluscuma, donde Valdés me reveló en terreno su nueva versión, material que filmé en video. Tanto él como yo nos sentimos algo decepcionados al comprobar que las caballerizas originales ya no existían, sino que había unas nuevas, construidas con ladrillos. Según Valdés, las primeras pesebreras estaban hechas de barro y piedra (las famosas “pircas” de las que han hablado) y estaban emplazadas un poco más cerca de los faldeos del cerro donde ocurrió el fenómeno.

De vuelta en Arica, grabamos en audio una larga entrevista, donde me contó una vez más su versión actual y compartió sus impresiones luego de volver a Putre. Una de las cosas que me llamó la atención es que Valdés seguía hablando de su “patrulla”, a pesar de que desde 1999 ya era sabido que en realidad se trataba de una guardia de pesebrera y no de una patrulla. Algunos ufólogos también siguen hablando de la “patrulla” de Valdés, lo que demuestra hasta qué punto ha quedado enraizada la historia original en la memoria colectiva.

Aunque estoy realizando—y financiando—esta investigación solo, la señora Liliana Núñez y especialmente Diego Zúñiga me han prestado una colaboración invaluable. De los investigadores que conozco, Diego es el que más sabe del caso, el que más antecedentes maneja sobre el mismo y el que ha escrito los artículos más interesantes, completos e informados al respecto. Hay información de prensa en la que jamás habría reparado si no fuera por él (a pesar de que la tenía bajo mis narices y no me había dado cuenta) y a él corresponde el crédito de haber localizado a Antonio Flores, el “cabo Flores” del que hablan los escritos de prensa de 1977, que era el mejor amigo de Valdés en aquella época y que bajó a Pampa Lluscuma junto a Pedro Araneda sólo horas después de producidos los hechos, y por lo tanto fue uno de los primeros en escuchar lo sucedido de labios de Valdés y los soldados. El testimonio de Flores es riquísimo y es comparable y complementario con el de Pedro Araneda.

Diego ha hecho notar las contradicciones e incongruencias que existen en la historia, y por supuesto que las hay. Al momento de esta entrevista contigo, Ely, han pasado 28 años y medio desde el encuentro OVNI en Putre y los recuerdos de los implicados comienzan a ser un poco más vagos, especialmente cuando nos enfocamos en los detalles. Sin embargo, cuando uno estudia bien la historia y vuelve a escucharla de boca de los testigos, puede ir distinguiendo entre los recuerdos veraces y la “cosecha propia” que pueden haber agregado después algunos de ellos. Porque acá el grueso de la historia ya se conoce. Lo que estoy tratando de hacer es sacar a la superficie algunos detalles inéditos, rectificar errores, aclarar rumores, precisar algunos hechos y complementar la información que ya existe.

Para resumir, hay un consenso general respecto a que durante la noche del 25 de abril de 1977 descendieron dos luces sobre un cerro, en las inmediaciones de las pesebreras donde se encontraban Valdés y los conscriptos. Una luz habría caído detrás del cerro, mientras que la otra habría caído en los faldeos del mismo, delante del grupo. Según algunas versiones, esa luz se movía, acercándose y alejándose de los testigos. Otros, en cambio, aseguran que no se movía, sino que aumentaba y disminuía de intensidad. Pero hasta ahí podemos hablar de una historia única, porque sobre lo que sucedió después existen dos versiones: la clásica (mantenida por todos) y la nueva de Valdés, que ahora dice que nunca fue abducido y que nunca perdió de vista a los soldados.

Cuando se dio a conocer esa nueva historia, algunos dijeron que el caso se había desmoronado. Yo pensaría igual si Valdés hubiera sido el único en vivir la experiencia, o incluso si hubiera estado con uno o dos conscriptos más, pero estamos hablando de ocho individuos que vieron el fenómeno. Se trata de un Encuentro Cercano del Segundo Tipo (hasta donde van mis pesquisas, no puedo hablar de una abducción) con testigos múltiples y ahí radica gran parte de la riqueza de este caso, a pesar de que es totalmente cierto que existen importantes contradicciones e incongruencias.

Valdés sin duda ha faltado a la verdad, pero lo que aún no tengo claro es si mintió en 1977 o si está mintiendo ahora. Tengo la duda porque, como se sabe, desde mediados de los ’80 Valdés pertenece a una congregación evangélica y, al parecer, existiría un conflicto de intereses entre su religión y la posibilidad de que las abducciones sean reales.

En estos momentos estoy tratando de recabar información sobre el reloj que usaba Valdés durante la experiencia OVNI, ¡y vaya que ha sido complicado!, al igual que otros aspectos del caso. En fin, creo que Valdés es el Travis Walton chileno, con todo lo que eso implica, para bien y para mal.

8.- Sin duda es un gran trabajo investigativo el que estás realizando. ¿Tienes pensado exponerlo en algún libro luego de concluir?

R: Lo que pretendo ahora es poder terminar esta investigación en forma razonablemente satisfactoria, esto es, reuniendo testimonios y antecedentes que me permitan resolver los aspectos que aún no tengo claros.

Si logro eso, y como el caso Valdés ha causado impacto en la opinión pública y es uno de los más conocidos de Chile a nivel internacional, por supuesto que me gustaría publicar un monográfico al respecto, para acabar con esta “leyenda” y entregar todos los antecedentes de una vez por todas.

Sin embargo, no puedo prometer nada. Ya veremos cómo decanta todo esto. No quiero caer en lo mismo que Valdés, que viene anunciando su libro desde 1999.

Te agradezco, Ely, por haberme permitido expresar mis opiniones, inquietudes y puntos de vista a través de esta entrevista, y también quiero manifestar mi gratitud al amigo lector por aguantarme a lo largo de estas líneas.

Un abrazo a todos.

Al contrario, somos nosotros quienes agradecemos a Patricio el que haya contestado nuestras preguntas y se haya dado tiempo para hablar de todo un poco. Esperamos ansiosos los avances de su investigación y así poder enterarnos de la verdad acerca del caso ufológico más bullado de Chile, “el caso Valdés”.

Elizabeth Ramírez, 2006.-

06 February 2006

Entrevista a MICHEL JORDÁN




En Chile, varias son las agrupaciones que han nacido en torno al tema Ovni, de la misma manera, varios son los investigadores que han decidido trabajar individualmente por diversos motivos. Michel Jordán Borquez es uno de ellos.

Michel nace un 23 de febrero de 1971, de profesión Ingeniero Civil electricista, egresado de la Universidad de Chile. Fue integrante activo de ESIO (Equipo Superior de Investigación Ovni), y cooperador activo con los diferentes colegas que le han solicitado apoyo de una u otra manera.

Cada ufólogo coloca en cada caso, en cada investigación su sello personal y esto es lo que marca el sello de los proyectos.

Michel es una persona de una alta sensibilidad, por tanto la visión del tema Ovni es sumamente particular, él siempre ha manifestado que el mejor camino para conocer el tema es experimentándolo, no nutriéndose de experiencias ajenas, pero no por ello deja de lado el tan necesario método científico de investigación, por cierto frase muy utilizada por varios colegas en el mundo.

Actualmente nuestro colega y amigo, se encuentra desarrollando un master en Alemania y desde ahí se da el tiempo para conversar con nosotros. Los invito entonces a ponerse cómodos y a leer esta extensa e interesante entrevista a nuestro colega.

Comenzamos agradeciendo la disposición de Michel.

1.- Michel, quisiéramos que nos comentes, cuál es el motivo de tu participación en la ufología y cómo comenzaste en ella?

R: Mi participación en la ovnilogía se debe a que desde un buen tiempo atrás y por variados motivos, me ha tocado vivir distintas experiencias en las que he percibido la presencia de seres inteligentes y que hasta ese entonces me eran desconocidos tanto en su forma física, posible origen, intenciones y modos de manifestarse (esto último es lo que entiendo por “fenómeno”). Esas experiencias me ayudaron a descubrir una realidad adicional de la cuál se sabe que existe pero que se prefiere no comentar en especial porque no hay pruebas físicas concretas que sean públicas lo que hace que sea de difícil comprobación desde una perspectiva estricta del método científico. Sin embargo hay otros modos de comprobar esta realidad pero son de difícil entendimiento para las personas que desconocen esta realidad de manera personal y estos otros modos también son poco convencionales y a veces genera dudas y miedos en las personas que escuchan por primera vez el tema.

Del mismo modo descubrí una manera distinta de percibir cómo esta realidad se nos manifiesta así como un modo distinto de interactuar con estas manifestaciones. Esto me significó vivir la vida cada vez más de una manera algo distinta, no necesariamentemejor a la de los demás pero sí más orientada hacia ciertos aspectos que yo considero más trascendentales, y menos condicionada socialmente.

En cuanto al modo distinto de ver las cosas, esto se vio acompañado por una búsqueda mía de entender el ciclo completo que involucra una experiencia de este tipo, tanto en los aspectos relacionados a la percepción de un evento cualquiera (anómalo o no), ysu posterior asimilación cognitiva por parte del testigo a través del tiempo. En mi caso particular, viví estas experiencias en el marco de lo que en un principio se conoce como ovnilogía, pero que en realidad yo re-denominaría “investigación de manifestaciones desconocidas”. Digo esto porque me parece una mejor forma de explicar esta realidad. Para mí los casos genuinos de OVNI o paranormales no tiene que ver únicamente con cosas, sino que con seres detrás, con inteligencias, y por ello no es correcto siempre hablar de “fenómeno” porque el fenómeno en sí es solo el modo cómo algo o alguien se manifiesta, es decir el modo como lo percibimos, pero con esto no estamos considerando necesariamente al ser que hay detrás del fenómeno. Por ello creo conveniente hablar de “manifestaciones desconocidas” o “seres desconocidos” o “inteligencias desconocidas” en vez de hablar de “fenómenos paranormales”. A modo de ejemplo, si yo veo a una persona caminando en la calle, al hablar de su vestimenta y de su modo de caminar no estoy descubriendo necesariamente quién es esa personao que piensa ella o en definitiva cuáles son sus intenciones y sus orígenes, pero sí quizás su modo de comportamiento en la calle y en un contexto bien particular. En esta entrevista explicaré previamente porqué yo uso más términos como “manifestación” en vez de ”fenómeno”. La literatura nos indica que por ”fenómeno” se entiende lo siguiente:

a) toda manifestación que se hace presente a la consciencia de un sujeto y aparece como objeto de su percepción (lit1);

b) cualquier estado o proceso conocido a través de los sentidos más que por medio dela intuición o el razonamiento (lit2);

c) un objeto de percepción, sea algo percibido o experimentado pero especialmente un objeto tal como es apreciado por los variados sentidos humanos a diferencia de cómo un objeto se aprecia intrínsicamente a sí mismo (lit3). Dado que estas definiciones no son exactamente iguales, es bueno mencionar un término adicional que es “nómeno” (lit4): un fenómeno es una “cosa para nuestra realidad”, tal como la entendemos y experimentamos, mientras que “nómeno” (noumena) son "cosas para sí mismos" lo que trasciende nuestro entendimiento y experiencia. Aunque esto parece más una discusión filosófica, en realidad no lo es porque tanto en la ovnilogía (ufología para algunos) así como en la parasicología. A algunos nos interesa no sólo saber que algo o alguien existen, sino quién es ese ser que pudimos apreciar de cierta forma, su origen, su intención, su mensaje, y esta diferencia de intereses marca bastante el modo de enfocar la casuística que nos interesa.Algunos lo ven como un estudio por etapas, por ejemplo que primero se descubre el OVNI y luego sus tripulantes y luego su origen y sus mensajes, y otros lo ven como parte de un todo desde el principio.

Yo desde hace un buen tiempo atrás veo esta manifestación de este último modo. Por ello, si uno dice que “vio un fenómeno” estará refiriéndose más a la apariencia que le tocó ver, y no tanto al ser en sí, mientras que se dice que “se interactuó con un ser” estamos considerando un acto de comunicación adicional que busca establecer un mensaje, lo que corresponde a lo “nomenal” más que a lo “fenomenal”. Por ello es que yo hablo de pronto de seres y de pronto de fenómenos. Resumiendo, cuando hablamos de fenómeno hablamos de algo que se (le) aparece o que se (le) muestra y que es además perceptible por este testigo, mientras que hablar de una manifestación esconsiderar que estamos en presencia de un ser vivo y que tiene cierta inteligencia o modo de comportarse.

Retomando nuestra entrevista, en el caso de la ovnilogía el fenómeno está representado por el OVNI pero la manifestación está representada por los seres que se manifiestan en un suceso en donde hay un OVNI presente. En este último caso, no siempre estos serespercibidos pueden tener directa relación con el OVNI y pueden ser personas que casualmente se aparecen en estas circunstancias, pero a veces tanto el OVNI comolos seres avistados nos son desconocidos y como que resulta aparente que ambos están relacionados.

A mí especialmente me interesa saber quiénes son y qué intenciones tienen aquellos seres que se relacionan con la presencia del OVNI, sea que se trate de tripulantes de un objeto volador, o sea que se trate de seres que son capaces de producir o manipularfenómenos que percibimos y a los cuáles los denominamos OVNIs, o sea que se trate de seres que poseen cierto conocimiento y tecnología que les permitiría quizás generar una acción sobre nuestros sentidos perceptivos y hacernos creer que estamos percibiendo un OVNI, sea real o imaginado.

Ahora vuelvo a la primera pregunta que me haces en la entrevista. En cuanto al valor emocional de estas experiencias, todas ellas y cada una por si sola me marcaron bastante y me indicaron que la realidad de las cosas es un poco más amplia de lo que laconocemos. De cierta manera, yo me embarqué en un proyecto de poder entender el porqué estos seres inteligentes (para algunos) desconocidos se nos presentan del modo que lo hacen, cuáles son sus intenciones, qué es lo que nos corresponde descubrir anosotros como investigadores y/o testigos, y muy en especial, cómo poder generar un aporte a nuestra comunidad (sociedad) a través de la investigación de estas realidades y sus fenómenos. Creo que es más importante aún ayudar específicamente en aquellaspersonas que han sido más afectados emocionalmente por experiencias de este estilo y que necesitan cierta guía mínima.

En este sentido es de mi interés particular ayudar más a este último grupo de personas puesto creo que para ellos hay poca ayuda realmente concreta para sus casos puntuales y experta (en el sentido de experiencias con esta realidad) que sea accesible para estos testigos. Mi participación actual está por ello más orientada a ellos más que a otros segmentos.

Respecto a tu otra pregunta, no sé cómo explicarte cuándo comencé en la ovnilogía y la parasicología, pero quizás sea bueno comentarte que ya cuando muy niño tuve algunas experiencias del tipo paranormal y también ví OVNI que en su momento no me produjeron necesariamente alguna reacción emocional importante más allá de hacerme consciente de que estas realidades existían. Esto toma valor recién con el tiempo cuandoa uno se le comenta que estas “cosas” no existen. Cuando escuché esto a alguien, en su momento no me importó mucho.

Definitivamente me relacioné a fondo e intensamente en la investigación de estas manifestaciones, así como la reacción en los testigos y la interacción entre seresdesconocidos y testigos, cuando una persona me sugirió asistir a un evento de difusión del tema OVNI. Debo agregar que en esta investigación ya ocurría una cosa curiosa, y es que accedí sin mayores razones o justificaciones, más bien por una sensación extrañaque yo tenía en cuanto a que de alguna manera, “debía ir”. En esa charla escuché a un investigador extranjero que mezclaba el fenómeno OVNI todo tipo de temas religiosos, científicos, sociales, ideológicos y otros, y lo hacía de una manera tal que parecía tenercoherencia. Esto me sorprendió en ese momento porque jamás pensé que hubiese tal relación, especialmente porque nunca me lo había preguntado siquiera. Tambiénme sorprendió el modo cómo un gran público seguía de manera continua y atenta una larga charla llena de información multitemática. En esa misma charla conocí luego a otro investigador del tema OVNI que me invitó a salir “a terreno” y “a ver los OVNIs” por mi mismo, a lo que accedí y desde ese momento comencé en este tema quizás a mediados de 1997, ya no recuerdo. De allí en adelante viví varias experiencias paranormales y le encontré una gran sentido a la labor investigativa que yo estaba desarrollando y sentí que las experiencias que me tocaba vivir tenían gran valor para mí dado que me quedaba claro que esto no era algo que se pudiera vivir todos los días.

2.- Algún caso o evento que te haya marcado?

R: Hay varios “eventos” que me han marcado en el tema de los OVNIs y lo paranormal, pero lo que más me ha impresionado son aquellas experiencias que ocurrieron de manera imprevistas, de esas que uno no se espera encontrar, y que ocurren en los lugares más inesperados y en los momentos menos previstos. En parte podríamos recordar la ley de Murphy. Es importante decir que yo desarrollé una investigaciónbasada mayormente en salidas a terreno, lo que implica visitar tanto lugares en donde se supone que los OVNIs se aparecen con mayor frecuencia y/o intensidad. Eso significa que para aumentar las posibilidades de tener una experiencia similar a la narrada por los testigos, es necesario quedarse al menos una noche (y esto repetirlo varias veces en los siguientes años) en los lugares de los hechos, y a veces visitar lugares que están muy alejados de todo camino urbano, a veces a la intemperie. Esto se pone más esforzado cuando hay que ir solo, sea porque no encontraste ningún compañero que pudiera ir contigo al lugar a hacer vigilias, o porque en realidad creíste que había que ir solo yvivir la experiencia de pernoctar en esos lugares sólo.

Respecto a “casos” que me hayan marcado, me tocó investigar el lamentable caso de la farsa “Isla Friendship”, que se basa en toda una organización que no tiene buenas intenciones, y que está orientada a engañar a gente usando el nombre de Jesús, el tema de los fenómenos paranormales y los OVNIs, y prometiendo curas milagrosas a personas con enfermedades terminales tales como cáncer. En este sentido conocí el caso de una víctima, una inocente niña con cierto tipo de cáncer a la cuál miembros de la “comunidad Friendship” y en nombre de “los Friendship” prometieron una curación a la chicoca que al poco tiempo murió, y el día de su muerte miembros de esta congregación dicen descaradamente “que los Friendship habían decidido que la chica no necesitaba seguir viviendo en la tierra y que por eso era mejor que se muriera”, es decir, esta gente juega con la dignidad de las personas sin importar nada. Es también por ello que me dediqué a desenmascarar a las personas relacionadas a esta organización. En este sentido, es importante valorar la labor de los investigadores del tema OVNI y paranormal que denuncian estos casos, de modo de permitir ir descubriendo falsedades,contradicciones e intenciones opuestas en ciertos casos de supuestos contactados o grupos de elegidos.

En experiencias ingratas como las del caso “Friendship” uno descubre que en el tema OVNI hay gente que lo usa para actividades muy desafortunadas, y en ello hay varios ovnílogos (o ufólogos) que participan de estas organizaciones y están al tanto deestos actos poco éticos y que por ello son responsables de permitir y fomentar estas agrupaciones que usan el tema OVNI para fines para nada relacionados con la investigación.

Aquí es importante distinguir la presencia de sectas y pseudosectas. La primera es aquella en la que efectivamente hay una labor de difusión e investigación del tema OVNI y/o paranormal con y debido a fines ideológicos. En el caso de las pseudosectas, se trata de grupos de personas que se hacen pasar por sectarios o seguidores de un culto o creencia, pero que no necesariamente creen en esas creencias, pero lo simulan porque de ese modo pueden lograr objetivos específicos. Por ejemplo, existen organizaciones que se hacen pasar por seguidoras de la ecología profunda y los OVNIs, pero que en realidad no creen en el tema pero les sirve para atraer a personas que si creen, especialmente personas denominadas “esotéricas”, y las cuáles serían rápidos compradores de terrenos “especiales” relacionados con alguna cualidad esotérica, pero en el fondo es solo una venta de terreno con un valor agregado, el valor agregado esotérico.

En otros casos se tienen grupos que tratan de generar un tipo especial de capacidades innatas de ciertos niños, de modo de generar negocios a través de colegios especiales para niños con esas “supuestas” dotes. Lo mismo ocurre con otros temas comerciales, en los cuáles ciertos negocios necesitan que se vaya formando una comunidad cerca de cierto lugar o recurso de interés, y por ello a veces es posible descubrir que se promueven actividades espirituales en ciertos lugares que en realidad son puntos futuros en los que se desea explotar algún mineral o resort o en donde se va a instalar alguna fábrica o cualquier otra actividad comercial. Así nos encontramos también con el “turismo esotérico” o “turismo ovni” o “turismo espiritual”. Por ello hay que cuidarse de ciertos personajes y tratar de averiguar todos los antecedentes penales y comerciales de ciertas personas que promocionan casos “maravillosos” o actividades “milagrosas o extraordinarias”. Con esto no quiero decir que el ambiente OVNI, o paranormal o espiritual o esotérico en Chile esté lleno de estos personajes, pero de que los hay los hay, y es mejor estar prevenido.

Lamentablemente dentro del tema OVNI y lo paranormal hay grupos que lucran con el tema y que están dispuestos a generar fraudes o a permitir engaños sólo para lograr cumplir ciertos objetivos, sean comerciales, militares, científicos, ideológicos, criminales, sexuales, ventas irregulares de terrenos, ejercicio ilegal de ciertas profesiones, tráfico de influencias, etc, etc. Esta es la gente que le hace más daño a la difusión del tema, más aún considerando lo complicado de investigar y difundir esta materia. En este mismo sentido, es paradójico ver que hay gente que critica la labor de ciertos ovnílogos, pero no tienen ni idea lo complicado qué es investigar ciertoscasos, sean verdaderos o falsos.

En este sentido, al menos en Chile existe poco conocimiento del tipo de investigaciones “adicionales” que se hacen en cada caso y todo el tiempo requerido para la confirmación de los antecedentes y los hechos. A veces estos seguimientos duran años dado que ciertas manifestaciones OVNI se van apareciendo con el tiempo y repitiendo a lo largo de los años, y por ello un caso no termina con un reporte de un suceso individual, sino que recién empieza allí. Por ello estoy claro que en Chile existe poca consciencia delcontexto real de investigación que se desarrolla detrás de cada caso. Por ello es que quizás la labor que desarrollan ciertos ovnílogos es mucho más que un hobby, sino una verdadera profesión mal entendida socialmente.

Creo además que hay una visión pública en cuanto a que los ovnílogos son en su mayoría unos “chantas” y “comerciantes” que solo venden videos de OVNIs o casosde supuestos contactados con seres de OVNIs, o que muestran casos de chupacabras o lo que sea. Esta gente desconoce que más allá de ciertos casos de investigadores puntuales, la verdadera investigación del fenómeno OVNI es algo mucho más complejo de lo que se cree, y lo desarrolla bastante gente aunque solo algunos son públicamente conocidos. Hay mucha gente dedicándole mayor o menor tiempo de investigación aestos temas, solo que por razones de protección de identidad, no son conocidos. Estos investigadores se protegen justamente para evitar problemas y rechazos sociales, familiares y laborales por el hecho de investigar estos temas. Socialmente ser un ovnílogo o un parasicólogo es visto como ser un esotérico o alguien que desarrolla actividades al margen del “método científico”, pero más que esto ven a los ovnílogos como personas que “ven cosas que sólo existen en su mente” o que no saben identificarfenómenos convencionales. Hay mucho que comentar al respecto y creo que al respecto aquí solo resumo lo básico.

3.- Cuáles han sido los casos en los cuales te ha tocado trabajar?

Me ha tocado trabajar en varios casos, pero de los conocidos te cito los siguientes:

1) caso “isla Friendship” o “comunidad Isla Friendship” o “Vanrash” o “Cecuf” o “Pez austral”;

2) caso supuesto contactado “Claudio Pastenes”;

3) caso supuesto OVNI caído en Paihuano. Aparte investigo varios otros casos pero queno necesariamente son conocidos públicamente, lo que a veces es un alivio porque así puedo investigarlos tranquilamente y con menores posibilidades de encontrar narraciones contaminadas con términos relacionados a la fenomenología “OVNI” o “paranormal”.

También he investigado varios otros casos que son públicos, pero que por distintas razones no he podido verificar como quisiera, sea por motivos personales, o de facilidad de acceso (físico y temporal (tiempo de entrevista y posibilidad de repetir las visitas)) alcaso y sus protagonistas, o porque en estos aún se están desarrollando eventos, etc, etc. Solo como ejemplo, en alguna oportunidad investigue más de cerca el “caso chupacabras” (genéricamente hablando) pero ahora me encuentro algo lejos del lugar de los hechos y no cuento con los recursos ni la disposición profesional requerida para investigar en terreno cada “supuesto caso chupacabras” porque eso es una tarea muy difícil y casi a tiempo completo, pero al menos me quedó claro que algunos de los casos investigados por nosotros si fueron reales y que merecen la denominación de “anómalos”. Pero también hay mucha gente haciendo lucro del asunto o tratando detergiversar el tema o de mezclarlo con casos que son convencionales (como los ataques de hurones o comadrejas (ferrets), etc etc) y por ello es mejor trabajar en este caso con más cuidado.

4.- Cuál es que te ha llamado más la atención y porqué?

R: Cada caso tiene características distintas que son importantes de analizar. En lo que a nuestra fenomenología se refiere, no sólo es importante conocer los casos que son efectivamente anómalos sino también aquellos que no lo son, porque así uno aprendea tener más herramientas y conocimiento para ir discriminando unos casos de otros, y así también del mismo modo para ir asimilando casos o características o ciertas dinámicas (por ejemplo modos como se van presentando estas manifestaciones). Por ello, si uno analiza un caso y luego de una detallada y profunda investigación llegase a concluir que el caso no es anómalo porque tiene una explicación convencional, unono tiene porqué entristecerse, pues justamente está logrando discriminar la situación y luego de ese caso concluido, habrá aumentando su destreza para resolver entre casos. Obviamente los casos genuinos paranormales u OVNI no son tan fáciles de discriminara menos que uno esté presente en el lugar y ocurra algún suceso que efectivamente es parte “anómala” del caso en cuestión. Además, muchos casos quedan sin clasificación final porque no es posible juntar una serie de antecedentes y pruebas suficientes ynecesarias para poder indicar la veracidad de lo genuino de un caso. Pero sí es a veces más probable ir descubriendo aspectos que permiten ir dudando o ir aceptando un caso más que otro.

Cada caso requiere de tiempo y de un proceso de interacción con los protagonistas, y si el caso no es inmediatamente claro se requiere de mucho más tiempo, quizás años. Bueno, en otro artículo te podría explicar más al respecto pero de todos modos, peropara el que quiera conocer más detalles de este tipo de investigaciones y de esta realidad entrecomillas “desconocida” y “anómala”, los invito a visitar la web www.elforo.de/ovni2

5.- Cómo ves hoy la ufología chilena?

R: Bueno, aquí me tocaste un tema que me produce especial tristeza. Quizás podrás comprender que además de toda labor de investigación de un tema, siempre hay unintercambio de opiniones con otros investigadores, el cuál no siempre es de los más agradables. Lamentablemente en Chile me he encontrado con un grupo de investigadores, especialmente los que ya llevan al menos 5 a 10 años a la fecha, y con los cuáles hemos tenido muchos conflictos, pero lo más preocupante de todo no es que sean conflictos por maneras distintas de pensar, sino por maneras distintas de actuar. Aquí el problema no es por las teorías en relación al tema OVNI, sean estas lógicas o no, o del tipo escéptico o creyente, sino por el modo de comportarse de ciertos ovnílogos.

Te doy un ejemplo puntual: ciertos ovnílogos dicen estar investigando un tema, lo presentan en la TV de una manera tal que saben que producirán en las personas un efecto especial que les deje genere una expectativa mayor, aún sabiendo que el caso no es de tanta importancia, pero aún así se prestan para hacer show. Esto lo considero un tipo de farsa. Y esto es más triste aún cuando además ellos con el tiempo nuncamás mencionan alguna nueva investigación real respecto al caso, y con ello tampoco muestran pruebas o indicación alguna que según el ovnílogo ameritaba clasificar un caso como OVNI o paranormal.

Como en el último tiempo esto ha sido recurrente en particular en la TV chilena, ha generado por ello la evidente indignación de ciertos investigadores escépticos que han encontrado en los ovnílogos públicos, argumentos contradictorios o simplementefalsos. Con ello han surgido naturalmente grupos de escépticos que han masificado la difusión de incoherencias y faltas de pruebas correspondientes, como prueba convincente para formular luego argumentos que desacreditarían el sentido de investigar la existencia de estos fenómenos, con lo que estamos pasando de un extremo a otro. Esto se complica más aún cuando ciertos investigadores hemos descubierto que las supuestas investigaciones nunca fueron tales en el estricto rigor de la palabra, sino simples llamadas por teléfono o una conversación personal sin un mayor seguimiento en el tiempo.

Con ello va quedando la sensación pública de que los ovnílogos y los parasicólogos son en su mayoría unos “chantas” (lo que es cierto en algunos casos) y eso ha desprestigiado a la colectividad, al menos desde la perspectiva pública.

Por ello es que los nuevos investigadores van apareciendo de manera independiente a los actuales grupos de ovnílogos, y así se va conformando más una comunidad privada existente desde ya al menos una década, que desarrolla una investigación más silenciosa y en especial dentro de un círculo privado de amigos o conocidos. Esta colectividad es cada vez más grande y está en un buen pie y trabajando de manera más sana y correcta. Mientras tanto, los ovnílogos públicos son los que siguen dañando la imagen de la ovnilogía con sus apariciones y declaraciones sin investigación sólida o mínima. En la parasicología ocurre algo quizás similar, pero ya en otro contexto que no creo tengamostiempo aquí para explicar con detalle. Lo más paradójico de todo es que a muchos de estos investigadores públicos se les han descubierto irregularidades, y estas han sido exhibidas dentro de la colectividad pero estos investigadores niegan estas pruebas así como sus responsabilidades, con argumentos realmente vergonzosos aún siendo que las pruebas en contra son contundentes. La fortaleza de muchas de estas pruebas es que por lo general no se basan en interpretaciones sino en hechos.

Bueno, con todo esto se ha creado de alguna manera una suerte de círculo vicioso en la ovnilogía. Y lo peor de todo es que muchos de ellos permiten que casos dudosos sean promovidos o no sean criticados por ellos mismos, y con eso se genera una suerte de casos falsos que a la larga se terminarán por descubrir igual, pero lo paradójico es que justamente se suponía que estos casos debían ser filtrados y catalogados a tiempo porestos ovnílogos, que se autodenominan expertos. Peor aún, algunos ovnílogos y parasicólogos directamente integran y promueven sectas y organizaciones peligrosas, como lo son la organización Friendship, pero por un lado lo niegan pero por la otra losprotegen. A eso les llamo yo intenciones no bien habidas!! Por ello le sugiero al lector que tenga cuidado entonces con los personajes de la ovnilogía!!.

Además, hoy en día el tema OVNI y supuestamente “paranormal” vende, y genera ingresos en especial a través de la participación de personas que son catalogadas como esotéricas. Aunque estas personas así llamadas esotéricas están en todo su derecho a buscar todas las alternativas de explicación a sus creencias o dudas, sería recomendable que en cierto sentido fueran más exigentes y no estén dispuestos a contradicción alguna por parte de los promotores de actividades esotéricas, algunas veces llamadas “espirituales” pero que de ello poco o nada tienen.

Lamentablemente son los supuestos especialistas del tema los que se aprovechan de estos buenos esotéricos generando actividades en las cuáles se venden todo tipo de pomadas o promesas o se promueven nuevos “superdotados” o “elegidos” o “maestros” y supuestas medicinas y técnicas y estrategias mágicas, lo que al final ha llevado a estafas varias, ganancias ilegales de dinero, promoción de programas de TV con casosfalsos, personas que no encuentran cura a sus enfermedades, etc etc, es decir, un asunto económico pero de espiritual nada, aunque se promocione como tal. Nótese que aquí yo no estoy criticando a cada persona relacionada al tema, pero si me estoy refiriendo específicamente a gente que ya es conocida en el medio como negociantes del tema OVNI y paranormal y que más allá de se les ha demostrado sus responsabilidades en hechos desafortunados, no han tenido la decencia de cambiar en sus actitudes, por lo que representan un peligro. Algunos de ellos incluso tratan de evitar que nuevos investigadores puedan argumentar públicamente antecedentes contrarios a los que estos investigadores públicos ya dieron. Peor aún, algunos de estos personajes des avalan casos potencialmente genuinos porque el investigarlos va en contra de sus propios interés y de sus modos de investigación.

También es importante hacer una consideración aparte: existen casos de personas que conocen el verdadero trasfondo de ciertas actividades OVNI y/o pseudo-espirituales pero que han preferido no hablar públicamente de sus antecedentes porque temen por suintegridad física y la de sus familias, o porque definitivamente no tienen cómo demostrar con pruebas concretas la intención no bien habida de ciertos personajes. Este caso es en parte entendible, y además no creo que sea algo generalizado.

Bueno, resumiendo, con todas estas situaciones ocurridas en la ovnilogía (y parte de laparasicología) pública, se ha generado un ambiente turbio con casos falsos, a de paso un contrasentido en cuanto a que estos mismos ovnílogos son los que generan más dudas en vez de esclarecerlas. Demás está decir que ciertos personajes se presentan en eventosen los cuáles justamente se trata de hacer show del tema más que tratar el asunto de manera seria, que es lo que corresponde. Esto cuadro complica mucho el prestigio de esta “profesión” (la ovnilogía y parte de la parasicología), esto debido a que el tema es de por sí muy difícil de explicar, y porque hay pocas pruebas concretas, por lo general experiencias individuales o grupales sin registro físico, y lo que más abunda son especulaciones.

Por ello es que discrimino entre la ovnilogía pública y la no pública. El actuar de los representantes de la ovnilogía pública da pena. Más lamentable aún es el caso de algunos investigadores que en un principio generaron un gran aporte, pero que con el tiempo, y quizás a falta de una ovnilogía crítica y de un público algo más científico y exigente, se dieron cuenta que con mostrar cualquier cosa (aún no demostrada) bastaba y sobraba. La crítica va por ello al modo de actuar de ellos. Puede que en otros paísespase algo similar, pero nosotros debemos preocuparnos de lo que ocurre en nuestras fronteras.

Creo que debido al ego, al egoísmo, al protagonismo, quizás al dinero y la entendible necesidad de poder (y tener que) sobrevivir en esta profesión, algunos de estos investigadores públicos han cambiado sus modos de actuar e intenciones. Aquí el problema grave de la ovnilogía pública es de tipo ético, y luego además de tipo investigativo.

Pero más allá de todo esto, y aunque la realidad nacional no cambie en el corto o mediano plazo, no hay que olvidar que la manifestación de seres desconocidos (su presencia) y relacionados a sucesos OVNI, no requiere de la existencia de los ovnílogos ni de la difusión en TV ni de la prueba científica. Puede pasar una década y los ovnílogos desaparecer pero los casos OVNI y los casos paranormales seguirán ocurriendo y existiendo porque aquí estamos en presencia de seres que se manifiestan de manera independiente, quizás casi a voluntad propia. Esto significa que los OVNIs ysus posibles tripulantes son independientes de los ovnílogos, y cosa similar ocurre entre las manifestaciones paranormales y los parasicólogos. Por ello hace tiempo he promovido a modo de broma la siguiente frase: “si quiere crea en OVNIs, pero tengacuidado en creerle a los ovnílogos”, al menos a los actuales.

Aquí en Chile se necesita una generación de recambio en cuanto a los investigadores, en los que prime la honestidad, la investigación sana y basada en una curiosidad genuina, la búsqueda de instancias para encontrar a estas manifestaciones (estos seres) y deinteractuar con ellos. Eso existe a nivel de los investigadores no públicamente conocidos.

De paso dejo un mensaje a los nuevos investigadores: más allá de si Uds. logran o no tener experiencias con OVNIs y seres desconocidos, no se olviden nunca de lo importante que es crecer como personas y que en parte basta con estar consciente deque existen otras realidades y que en esto de la ovnilogía y la parasicología hay que tratar de ayudar a los demás.

Creo que en Chile hay muy buenos investigadores del tema pero que son desconocidos porque a ellos no les interesa mucho que los conozcan públicamente, pero sí les interesa investigar de manera seria y sana, y no a difundir necesariamente cosas que a veces ni ellos logran comprender aún siendo expertos.

6.- Que opinión te merece el tema del Contactismo, es una posibilidad o es un anhelo?

R: Bueno Ely, habría que definir primero qué es lo que entendemos por contactismo. Para mí contactismo se refiere a una búsqueda de experiencias con los supuestos tripulantes de OVNI. En el contactismo se desarrollan varias actividades, tales como las vigilias, las relajaciones, las canalizaciones, los análisis de sueños, etc etc, y la investigación decada una de ellas, sea que se llegue a un resultado concreto o no, genera de por sí conocimiento en la materia, y eso es para mí algo de mucho valor. Por ejemplo, analicemos un poco ciertas actividades que se desarrollan en el contactismo.

Analicemos brevemente la importancia de las actividades denominadas “vigilias”. Una vigilia es simplemente ir a terreno y tratar de estar atentos ante la presencia o aparición de cualquier fenómeno extraño, sea OVNI o no, y se desarrolla generalmente de noche ya que se supone que estas manifestaciones desconocidas han sido reportadas con mayor frecuencia de noche. Quizás esto último no sea tan cierto, ya que considero que de noche es más fácil observar un objeto luminoso que hacerlo de día, especialmente en el caso de los OVNIs y en términos de percepción ocular. De día hay luz por todos lados y es difícil poder percatarse de objetos voladores lejanos (sea lo que sea, avión, globo, reflejo, etc) a menos que sean muy brillantes (notorios) y que estén al alcance del ojo humano y mejor aún si su desplazamiento (o por el contrario, su supuesto estacionamiento en el aire) es de una duración mayor a ciertos segundos.

Todo lo contrario ocurre de noche, en el que el cuadro de estrellas es numeroso pero creo que el fondo negro (de contraste) es un mejor referente para discriminar objetos entre sí. Además, y considerando una vigilia en un lugar lejano a toda luz pública (alumbrado, casas, autos, etc) de noche hay menor contaminación luminosa hacia los costados y por ello el ojo se enfoca más hacia un lugar más restringido del cielo lo que aumenta las probabilidades de resolución en la detección y ubicación de objetos móviles o de comportamiento desconocido (al menos para el observador).

Por ello considero que participar en vigilias permite entender mejor el contexto en el cuál uno puede diferenciar distintos fenómenos presentes en un mismo espacio y en un horario y época (verano, etc) similar. Con ello se aprende además algo de astronomía y de geofísica, así como efectos de la percepción (óptica) entre otras varias cosas. Eso me parece que es muy importante llevar a cabo para ser un poco más crítico cuando se desea entender con qué tipo de manifestaciones se quiere hacer contacto, y en quécontexto este suceso puede ocurrir.

Pero además es importante mencionar otras facetas del contactismo que son muy importantes para entender la realidad de las manifestaciones paranormales, entreellas aquellos seres que se manifiestan a través de OVNIs o en sucesos en donde se percibe un OVNI. Otra de las actividades del contactismo son las relajaciones, que se relacionan más a una búsqueda de una predisposición especial (por parte delinvestigador) para tener mejores posibilidades de un contacto. Esto es un aspecto muy importante porque ayuda al investigador a descubrir qué experiencias se pueden deber más al fenómeno externo percibido (a la presencia del OVNI y/o de sus seres), cuáles se deben a su estado psíquico, fisiológico y emocional (la predisposición a la ocurrencia de un evento desconocido, la reacción ante un evento, etc) y cuáles se deben al medio ambiente que existe entre el fenómeno manifestado y el investigador que pasa a serun testigo presencial. Aconsejo tener una visión más integral del fenómeno.

Este aspecto es muy importante para la ovnilogía y la parasicología, dado que permite entender qué tipo de predisposiciones y reacciones se generaron en un testigo en los momentos de la experiencia. Entender esto primero en carne propia, aún sin haber vivido nunca una experiencia OVNI, es un tema de vital importancia para ir analizando los casos fenomenológicos. Considerando esto se puede recién entrar a valor la importancia de las posibles canalizaciones que ocurran en un evento de contactismo, sean estas imaginadas por el testigo o concretamente percibidas por este en el proceso de comunicación con otros seres, o como una reacción natural del cuerpo humano ante un estado de conciencia “alterado”. Menciono la palabra “alterado” en el sentido de que la situación en sí es desconocida para el testigo, y por ello quizás no descubreconscientemente que su cuerpo y mente reaccionan de una manera especial (distinta) y por ello alterada, ante este tipo de eventos. Este aspecto es para mí crucial cuando se busca analizar un caso de percepción ocular de un OVNI, o un caso de contacto en el cuál se dice haber recibido un mensaje. Y bueno, aparte hay miles de otras cosas más que analizar dentro de la práctica del contactismo, como por ejemplo el análisis de los sueños, o la integración/desintegración social del contactista en el período de contactismo, etc etc.

Por ello y mucho más es que considero que el contactismo es una materia clave a analizar en la parasicología, y muy especialmente en la ovnilogía. Otra cosa muy distinta es darle importancia a los comentarios de personas que critican el contactismoporque suponen que los contactados son todos “esotéricos” y sólo ven lo que quieren ver o que confunden con más facilidad los fenómenos convencionales y los aceptan como OVNIs genuinos. Creer que el contactismo se puede explicar con esosargumentos (válidos en ciertos casos), es desconocer la realidad del contactismo. Además, técnicamente hablando yo veo al contactismo como una práctica regular que se lleva a cabo día a día especialmente como un rito entre los credos religiosos, solo que en estos contextos se usa el término “experiencia mística” en vez del término “contactismo” usado en ovnilogía. Si cambiamos al OVNI por un fenómeno religioso, sea por ejemplo una aparición mariana, o por una aparición angelical o demoníaca, o por un contacto con nuestra divinidad, estaremos ante una así denominada “experienciamística”, pero técnicamente hablando es similar a la experiencia del contactismo. Por ello más que un anhelo, cualquiera lo puede practicar.

7.- Algún caso de contactismo en Chile?

R: Yo personalmente rescato en parte las experiencias de algunos miembros remanentes de lo que alguna vez fue el grupo Rahma en Chile, a través de su representante Sixto Paz. Puntualmente no te puedo citar ningún caso porque no me gusta explicar algo sin entrar en detalles, más aún cuando explicar este tipo de cosas no debe ser de muy fácil entendimiento por parte de lectores desconocedores del tema y que analicen mis comentarios, y por ello creo que por ahora es suficiente con lo narrado. De todas maneras, para el que quiera más información, le sugiero que vaya a la página www.elforo.de/ovni2 y pinche en buscar y coloque la palabra “contacto” o “contactismo” o “contactado” y lea lo que se ha escrito en esa página al respecto. Quizás le sirva.

8.- Y con respecto a las abducciones, que opinión tienes de ellas?

R: Lo de las abducciones es un tema muy complicado para mí porque de alguna manera creo que efectivamente hay algo, pero como yo no he vivido nunca una experienciade este estilo (al menos eso creo) entonces no tengo el conocimiento mínimo para opinar al respecto, y por ello también me cuesta entender este fenómeno. Pero esimportante decir que hay que diferenciar entre los casos de abducciones verdaderos de los casos de visitas de seres desconocidos en donde el testigo dice además haber vivido un adormecimiento de su cuerpo y un tiempo perdido (missing time). Lo mismo ocurre con la mención a los implantes, que por lo general se nos informa en casos de abducción. Creo que el término abducción podría corregirse o mejorarse o crearseotros términos más indicados porque el uso de esta palabra no permite inmediatamente entender que el caso se trate de una abducción, técnicamente hablando. Te menciono esto porque en los siglos pasados en Europa se usaba la palabra “súcubo” o “íncubo” para definir ciertos eventos sexuales indeseados ocurridos a personas de noche, sea con o sin rapto, pero quizás tampoco quedó muy claro en esa ocasión qué fue lo queocurrió efectivamente.

9.- Hace un tiempo escribiste un artículo sobre el caso del Cabo Valdés, piensas que es un caso de bases firmes?

R: Yo no se si sea un caso de bases formes a menos que los protagonistas crean que es necesario demostrarlo públicamente, si es que el caso fue real y si es que lo amerita. Yo además re-definiría el caso como el “caso Putre año 1977”, y no como el caso “cabo Valdés” porque en realidad, y por lo que pude rescatar de los comentarios de uno de los testigos presenciales del hecho y que es uno de los conscriptos, la experiencia la vivieron todos y a cada uno de ellos les pasó algo particular. El caso ha sido denominado “caso Valdés” solo porque se supone que el cabo Valdés fue abducido,pero si las versiones que tenemos de un testigo presencial y de otras personas son válidas, el caso ya no se llamaría Valdés, sino caso conscripto Nº1, caso conscripto Nº2, caso conscripto Nº3, etc etc. Por lo que entiendo, el fenómeno paranormal no solo fue aquél que ocurrió en Putre, sino que les habría ocurrido a algunos de ellos antes de ese suceso, y mucho después de él también. Digo esto porque la versión que nosotros tenemos indica que el fenómeno sería el mismo, en especial que el testigo lo relacionadirectamente a lo ocurrido en aquella oportunidad.

Esto sería distinto a aquellos casos paranormales u OVNI en los cuales ocurren sucesos emocionalmente importantes para el testigo, pero puede que a futuro le ocurran otros fenómenos que no necesariamente tengan relación con ese suceso “fuerte”. El caso“Putre 1977” no se correspondería a esta situación, al menos no para algunos de los testigos.

Otra cosa importante es recordar que el cabo Valdés en sí solo hizo una aparición pública y su libro no está disponible aún, así que por ahora el tema se basa más en algunas versiones y muchas especulaciones, algunas de las cuales se relacionan a actividades militares desarrolladas de manera secreta en ese lugar y esa época.

Por otra parte, el caso mismo del cabo Valdés pareciera importante por la modalidad de fenómeno que le ocurrió a él en particular (en caso de ser cierto) y por algo escribí ese artículo tiempo atrás pero no puedo aportar nada nuevo (a favor o en contra) dado que no hay nuevas versiones que permitan despejar dudas o encontrar contradicciones. Pero casos como el de Valdés no serían únicos en el mundo, pero quizás muy publicitados en Chile, y no necesariamente conocidos fuera de Chile, como se supone. Antes se decía que era uno de los casos OVNI más importantes del mundo, y yo diría que lo es quizás para la prensa y para cierto grupo de ovnílogos en Chile.

10.- Michel, estamos en una era en donde las comunicaciones han avanzado, la tecnología, la ciencia. Y la ufología, parece estar donde mismo, ¿a qué crees tú que se deba?.

R: Ely, yo no estaría tan seguro de que la ovnilogía (así como la parasicología) no hayan avanzado, al menos en Chile. Como te mencionaba en una de las respuestas másarriba, existen varios investigadores trabajando muy bien sus respectivas líneas de investigación, sean creyentes o escépticos, solo que ellos se manejan de manera más reservada que pública pues no quieren mezclarse con los ovnílogos públicos que estánenvueltos en un ambiente más basado en la especulación sin bases, el protagonismo, la ocultación de información así como la desinformación, el show, el dinero, etc etc. La ovnilogía pública chilena no representa la ovnilogía real chilena, sino sólo una parte.

Hasta algunos investigadores del tema OVNI son parte de organizaciones militares y tratan de estar presente como ovnílogos también porque es una estrategia para manejar la información en relación a posibles ejercicios en los cielos chilenos de aeronavesmilitares de prueba de otros países o propios.

Concretamente hablando, la ovnilogía chilena si ha avanzado de manera silenciosa a través del trabajo privado de varios investigadores, y gracias a ello es que queda claro que la ovnilogía pública es la que ridiculiza el tema y no avanza, en comparación a laovnilogía privada que no depende de la difusión pública para sobrevivir económicamente, y de hecho por lo general no depende del dinero. Además entre losinvestigadores privados existen profesionales de distintas ramas que aportan a su modo con sus investigaciones. Otra cosa que no se conoce son los intercambios de información y discusión de casos entre investigadores privados, lo que permite ir analizando los casos de una manera más completa y crítica. Eso no ocurre en la ovnilogía pública, en donde se simula estar colaborando con otros grupos de investigación pero en realidad de ellos al final no hay nada.

La ovnilogía actual privada discute abiertamente los temas, y en especial critica sin tapujos a varios ovnílogos públicos sin esconder detalle alguno, y eso ha permitido descubrir las relaciones de ciertos ovnílogos con ciertos contactados, con ciertasproductoras y patrocinadores comerciales, etc etc, ayudando así a contextualizar correctamente la validez de las versiones de ciertos ovnílogos públicos.

Hace 7años atrás eso era impensable porque ciertos ovnílogos públicos se creían intocables y con poder de condicionar la validez de las investigaciones de los nuevos investigadores y testigos, así como de desacreditarlos en caso que les estorbaran. Además, si alguien tenía un argumento en contra de estos ovnílogos públicos, estos desprestigiaban a los nuevos ovnílogos y hasta los tildaban de trastornados psiquiátricos, o fanáticos, o lo que fuera de modo que públicamente no fueran considerados. Eso cambió, y ya todos somos criticables, cosa que siempre debió haber sido así. Apareció la crítica (a veces un poco dura, especialmente de mi parte) y se generaron nuevas agrupaciones que no necesitaban el visto bueno o el compadrazgo con los grupos ovnilógicos antiguos, y segeneró una independencia que hasta el día de hoy no se concreta del todo pero que creo está en camino. Aquí se necesitan investigadores independientes y críticos, obviamente que también sean bien intencionados y que tengan una vocación genuina de servicio y de investigación. Eso es algo que aún hay ir promoviendo.

Pero la ovnilogía privada cambió para mejor mientras que la ovnilogía pública se quedó en el pasado creyendo que sus argumentos iban a ser considerados como los únicos válidos. Eso puede seguir siendo así mientras que los televidentes no exijan pruebas independientes de los conclusiones que difunden los ovnílogos públicos y puedan tener mayor informaciónpara comparar los antecedentes y/o las conclusiones. Yo tampoco estoy criticando irresponsablemente el rol público de estos ovnílogos porque los espacios para estos ovnílogos no son lo suficientemente adecuados ni en tiempo, espacio y calidad de entrevista para poder explicar correctamente la casuística, pero aún así uno nota que hay más una intención mediática que el genuino interés de informar correctamente al público sobre una realidad que nos parece importante a los investigadores.

Lamentablemente y dadas las limitaciones de espacio y tiempo, recursos (no necesariamente económicos), la ovnilogía privada aún se basa mayormente en interacciones vía email e internet vía páginas webs y foros, aunque las investigaciones particulares de cada ovnílogos sean en terreno. Sería muy bueno generar instancias para que las salidas a terreno fueran en grupos con investigadores distintos, solo que estasupuesta idealidad a veces no es muy práctica ni conveniente porque algunos investigadores prefieren trabajar de manera individual. Pero si es importante generar instancias de encuentro público y de intercambio de ideas y casos entre investigadoresprivados, y para ello se necesita mayor tiempo y organización y que se genere un mayor número de casos investigados de manera de poder compartir experiencias más maduras. Pero por ahora vamos bien, se hace camino al andar independientemente. Cuando el camino tradicional no te deja satisfecho, se buscan otros caminos más adecuados. En eso estamos.

11.- Hay una pregunta que no puedo dejar de hacer y tiene que ver con las muertes de animales ocurridas en nuestro país el año 2000 y que también afectaron a Argentina, pero de manera distinta, que crees que ocurrió durante ese período en Chile?

R: Volviendo al tema del chupacabras, lo ocurrido en el año 2000 marca las bases de esta casuística de manera pública, y creo que mucha gente no tiene idea qué fue lo que ocurrió en ese año y porqué es que el tema realmente tuvo connotación pública y privada a todo nivel. Creo personalmente que hay varios factores que coincidieron para este casuística, pero en especial rescataría lo siguiente:

1) el tema se conocía en Chile a través de vestigios de la cultura mapuche, pero no seconocían mayormente casos en zonas más urbanas, por lo que el mito pasó de lo rural/indígena a lo urbano;

2) en ese año ocurrieron algunos eventos políticos y sociales que a nivel de difusión fueron minimizados usando como estrategia el caso “chupacabras” como distractivo (eso suponemos algunos, y podemos estar muy equivocados), solo que el asunto cobró relevancia propia dado que hubo reportes independientes que indicaban que en dos o tres zonas del país y alejadas entre sí, estaban ocurriendo casos similares y con gran frecuencia durante un corto periodo de tiempo, y fue posible descubrir que habían personas informando sucesos cuyas versiones eran contradictorias entre sí lo que generó mayor duda de que fuera lo que fuera, algún suceso real no se estaba informando comocorrespondía. Lamentable y afortunadamente por otro lado, las muertes de animales si fueron efectivas y que causó graves daños económicos a ciertos campesinos pobres que tenían en esos animales parte de su fuente de sustento, y por lo visto el tema cobró relevancia local en los lugares de los sucesos y cada evento nuevo se iba recogiendo de manera similar por parte de fuentes distintas, y las muertes seguían ocurriendo.Personalmente me tocó averiguar dos o tres de estos casos, y conversé con gente diversa que hoy en día se consideran fuentes públicas fiables y por lo visto, ciertos sucesos sí ocurrieron y los medios de difusión no tenían precedente alguno para saber manejar esanoticia en pro o en contra de la realidad de los sucesos, y el tema se masificó hasta el día de hoy.

Qué hay de cierto en todos estos casos, no lo sé, pero si me queda claro lo siguiente:

a) a raíz de este caso, se descubrió que hubo muchas muertes de animales en corto tiempo y que sus causantes no pudieron ser capturados públicamente, de hecho algunos de esos casos seguirían ocurriendo hoy en día;

b) la sociedad tomó conocimiento de un tema nuevo que más allá del mito contó con un factor a favor que fueron las muertes de animales y el sufrimiento económico de losafectados, tanto que algunos de ellos hicieron caso omiso a las indicaciones de las autoridades y se organizaron para resolver los casos por ellos mismos, lo que indica que al parecer la casuística tenía bastante de concreto;

c) al parecer hubo operativos militares para dar con el o los causantes de estas muertes, y por lo visto los mismos efectivos militares se encontraron con un caso que a ellos les causó miedo, más aún considerando que a algunos de ellos se les hizo entrega de material tecnológico sofisticado, lo que les hizo entender de que no estaban persiguiendo o cazando cualquier animal;

d) hubo contradicción entre versiones públicas en cuanto a los procedimientos que se estaban llevando para el análisis y la identificación de las muestras biológicas presentes en los restos que los pobladores entregaron como material relacionado con el animalagresor perseguido (pelos, sangre, tejidos, uñas, etc), de hecho hasta tengo conocimiento de personas a las cuáles se les habría pedido o sugerido no mostrar en TV ciertas grabaciones de operativos militares;

e) fue posible conocer una serie de otras muertes de animales por causas más convencionales, y que permitieron descubrir la expansión en población de ciertas especies de animales exóticos introducidos en Chile hacia décadas pasadas, y que están causando estragos en la fauna nativa especialmente porque no cuentan con enemigos naturales que regulen su población;

f) fue posible descubrir cómo la prensa extrañamente hace difusión de esta casuística para dar menor relevancia a otros temas de mayor interés nacional;

g) etc etc.

12.- algo que agregar, algo que quieras añadir a esta entrevista.

R: Bueno, creo que con todo lo comentado ya basta y sobra. Solo quería invitar a que la gente que quiere investigar estos temas sea prudente en no asociarse a personajes de dudosa reputación y por ello se les sugiere averiguar los antecedentes personales(legales, comerciales, etc etc) de estas personas de modo que no sean víctimas de engaños. A estas personas que cometen engaños las invito a cambiar sus actitudesy a vivir una vida mejor respetando a los demás.

Y para aquellos investigadores que buscan un contacto con estos seres desconocidos y sus modos de manifestación, simplemente sugerirles que traten de hacer una investigación lo más sana y crítica posible, que dependan en especial de las experiencias que a ellos les toque vivir, que no corran riesgos innecesarios al llevar a cabo sus investigaciones ni pongan en peligro a otras personas, que no tengan miedo en comentar lo que les ha tocado descubrir porque ese es el único modo de permitir que las personas y parte de la sociedad salgan de ciertos encierros emocionales sociales y creencias que quizás son ciertas pero que lo son en ciertas medidas y modos especiales y no sólo de la manera que social y científicamente se nos ha hecho creer. Por ello muchos estudios como la ovnilogía y la parasicología son válidos porque generan conocimiento de ciertas realidades que manifiestan de modos distintos a los que convencionalmente estamos acostumbrados, y por ello merecen nuestro respeto. También les aconsejo queno tengan miedo en delatar fraudes, y no tengan miedo a recibir críticas en caso que se equivoquen porque así se crece como personas y como investigadores, y traten en especial de no desanimarse en caso que no vivan las experiencias paranormales y OVNIaparentemente “sensacionales” que otros testigos relaten o que Uds. mismo esperan o quisieran y permitan que ciertos seres se manifiesten de la manera que pueden manifestarse y traten en especial de descubrir si hay buena o no buena intención en estos (cosa muy difícil de determinar), y les aconsejo que sean pacientes en la investigación y que no olviden que aquí estamos en presencias de otros seres inteligentes, de una otra realidad que al experimentarse en carne propia nos permite descubrir que la vida es un poco más amplia de lo que se nos dijo, y que además podemos ayudar con nuestra investigación a que otras personas que viven estos experiencias, y que están algo confusas, puedan verse beneficiados por nuestros conocimientos.

Y lo más importante, vayan siempre con DIOS y traten de pedirle a EL que los guíe en sus búsquedas personales y profesionales (por ejemplo en la investigación de estas manifestaciones desconocidas) y no lo reemplacen por nada del mundo, ni tampoco concualquier ser especial que se les proponga, sean tripulantes de OVNIs, o ciertos seres angelicales o maestros galácticos, o personas con capacidades paranormales especiales. En el fondo, investigar el tema de los OVNIs y lo paranormal es simplemente investigar una parte de la realidad, pero una realidad también trascendente. Les deseo lo mejor y que estén muy bien.

Muchas gracias Ely por la oportunidad que me das de dar a conocer mi opinión a través de esta entrevista tuya.

Agradecemos nuevamente la disposición de Michel Jordán a conversar abierta y francamente.

Elizabeth Ramírez, 2006.-