Loading...

30 January 2006

CASO OVNI: Encuentro Cercano en Cerro "La Gloria"

Al formar el grupo GIFOR, nunca nos imaginamos que alguien de nosotros viviría una experiencia tan particular.

En este caso hay dos testigos, uno un profesional de las comunicaciones y otro un estudiante, ambos desean que sus nombres se mantengan confidenciales, así es que utilizaré los seudónimos “Vicente y Jaime”.

Vicente es un hombre de 41 años de edad, al momento de sufrir la experiencia, se desempeña en el área de las comunicaciones y mantiene un estrecho contacto con las personas, es muy asiduo a ayudar en campañas solidarias y goza de gran aceptación y popularidad entre los jóvenes de su ciudad. Es un hombre tranquilo, calmado, no es fácil de sorprender, honesto, es por ello que cuando me contó lo que había ocurrido me limite a escucharlo en silencio.

Jaime, es un joven de aproximadamente 18 años, al momento de sufrir la experiencia, estudia regularmente y conoce a Vicente debido al área de las comunicaciones.

Juntos planean visitar el famoso “Cerro la Gloria”, en la localidad de San Vicente de Tagua Tagua, lugar de leyendas y de varias observaciones de luces extrañas.

HECHOS

“Año 2001, la subida al cerro demoraría aproximadamente unas 4 horas, luego de llegar prepararon el lugar donde se quedarían, escucharon música con un radio a baterías y al atardecer comieron algo, abrieron un gaseosa y conversaron largamente.

Esa noche de sábado 20 de octubre cerca de las 23:00 horas, vieron en el cielo varias luces, como estrellas fugaces que caían y luego luces como cuando se hace un espectáculo. Al pasar el tiempo luego ven dos tubos de luces y en cada uno de ellos a 1 persona o ser, los cuales descienden y entablan un contacto con Jaime.

Vicente estaba a una distancia no especificada de ellos, trata de acercarse pero no puede, comienza a sentirse mal, luego de un rato, empezó a vomitar y no paraba, se sentía como un trapo, sin orientación, estaba inmovilizado, al parecer se desmaya y dice que se recuperó parcialmente como a las 04:00 de la madrugada del día domingo.-

A Jaime no le ocurre nada, la conversación al parece dura un buen rato. Le pregunté a Vicente si habían consumido algo extraño o algún tipo de droga, me dijo que no jamás, le pregunté por la gaseosa, me dijo que la habían comprado cerca de donde se ubica el cerro y estaba sellada por tanto nadie podía haberle agregado nada.

Estas preguntas son necesarias, ya que después de su relato surgen muchas interrogantes. Sigamos.
Vicente, queda mareado, al otro día llega a casa y duerme, presenta convulsiones, temperatura que aparece y desaparece. Vicente no tiene problemas con su presión arterial, pero ésta comienza a comportarse anormalmente. Siente angustia, presión en el pecho.

Debo decir que yo ví a Vicente días después de su experiencia debido a que lo escuchaba muy extraño por teléfono, al verlo, era como si no fuese él, estaba mas delgado, pálido incluso al hablar presentaba signos de resequedad en la boca, estaba ansioso y con temor. Lo escuché y no quise presionarlo de ninguna manera, en esos momentos eso era un error.

Luego de esta primera conversación lo envié a su casa y le dije que descansara, lo llamé en la noche y me dijo que estaba más o menos y que dormiría. Al otro día lo llame al mediodía y me dijo que se sentía mejor.

Le pregunté por Jaime y me dijo que había tratado de ubicarlo, pero no lo encontraba ni en su casa, ni en el liceo. Pasaron los días y ví nuevamente a Vicente, me contó que algunos recuerdos venían a su mente y no sabe decir si la conversación fue telepática o verbal ya que algo recuerda, frases que para él son sin sentido y cortadas.

Me dijo que habían cosas que nunca iba a contar, ya que no sabía como hacerlo, que no sabía como explicar ciertas cosas.

A posterior Vicente sintió en varias oportunidades fuertes dolores de cabeza, fue al doctor y éste le indicó que nada tenía que solo era estrés.

Siguiente con la investigación, me encontré con algo que no esperaba. Vicente me comentó que él había visto a Jaime con un papel con una extraña escritura y que éste le había dicho que sentía escribirlo y no sabía lo que era. Vicente trato de averiguar si era algún documento con sentido o simples garabatos, pero no tuvo suerte.

Dejó por un tiempo el tema del papel escrito y continuó su vida, pero luego vio otros y entonces decidió tratar de hablar con Jaime y ver el origen de esta escritura.

Vicente me comentó que la visita al Cerro la Gloria no fue al azar, era algo que Jaime sentía debía ocurrir y Vicente lo acompañó. Es decir supuestamente un contacto preparado.

Traté de conversar con Jaime, pero esto fue inútil, no quería que su experiencia fuera pública, ni está interesado en que lo conozcan, la verdad es que si no hubiera sido por Vicente, jamás me hubiera enterado de nada.

Por lo que he investigado al parecer no sería la primera experiencia que Jaime había tenido, por tanto no deseaba comentarla.

Siguiendo con la investigación se acudió al liceo donde estudia y pudimos enterarnos de que Jaime es un alumno de regular asistencia, no siempre asiste, no hace sus deberes escolares, pero que es considerado por los profesores como un chico muy inteligente y avanzado, al parecer solo escucha y no escribe, no necesita hacerlo dice él. Es un chico rebelde, pero de buenos sentimientos. Su rebeldía pasa por no estar de acuerdo con la existencia de personas que sientan hambre y que no tengan un lugar para dormir, así es que en varias ocasiones ha sacado monedas de teléfonos públicos para darselas a alguna persona que necesite comer.

Debo decir que el comportamiento de Jaime es distinto, pero no extraño, es un joven muy sensible, muy emocional, y muy introvertido. Tratar de llegar a él para que comente algo, es toda una odisea, la verdad es que él no ha contado nada, todo lo que hemos sabido ha sido a fuerza y base de investigaciones.

A posterior y debido a unos programas radiales que realicé en la región recibí reportes de extrañas luces y objetos moviéndose cerca del Cerro La Gloria. Estos reportes están grabados en cinta de audio y son parte de esta investigación.



Continuará…


Elizabeth Ramírez.-

No comments: